Menú Buscar
El presidente de Cecot, Antoni Abad, en el discurso inaugural de la 22ª Nit de l'empresari | CG

Cecot se erige ante Carles Puigdemont como la patronal independentista

La organización presidida por Antoni Abad carga contra el Estado en la 22 edición de la Noche del Empresario y reivindica que a los ejecutivos “la democracia y la participación no nos inquietan"

6 min

La Confederación Empresarial Comarcal de Terrassa (Cecot) tiene desde esta noche un pie fuera del actual mapa patronal catalán tras celebrar la 22 edición de la Noche del Empresario de la organización en Barcelona, en contra de los estatutos de Foment del Treball. Con el Auditorio lleno y ante el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, el líder de la organización, Antoni Abad, ha enarbolado la bandera de la representatividad empresarial independentista.

En su discurso más mediático del año, el patrono de Terrassa ha cargado contra un Estado que “lejos de converger con los países de mejor calidad, está divergiendo; es la consecuencia de cómo se ejerce el poder”.

Menos Estado y más sociedad

Ha incidido en que Espala “se lleva, sin renunciar nunca, un dividendo muy elevado” de las empresas del país. “La llave del progreso de las personas y de las empresas recae en la complicidad de todos los trabajadores, los empresarios entre ellos, y unas administraciones alineadas y receptivas”. También ha reclamado que los empresarios quieren “dar el paso de tributarios a contribuidores” y ha asegurado que las “mejores prácticas organizativas de los países líderes nos muestran que necesitamos menos estado y menos sociedad”.

Para ello, Abad ha pedido que se “potencie el compromiso y las estructuras de la sociedad y adaptar las facultades delegadas en el Estado” y ha dejado claro que en el momento económico actual es necesario “potenciar el compromiso y las estructuras de la sociedad y adaptar las facultades delegadas en el Estado”.

‘Trazabilidad fiscal’

En el capítulo de formación, uno de los grandes temas que ha abordado la intervención del patrono, ha pedido una “verdadera reforma de la Formación Profesional” y ha desafiado a la sala: “En el proceso de generación de talento si alguien cree que la educación es cara, que pruebe con la ignorancia”.

También ha manifestado que es necesario “tener información de trazabilidad fiscal por consciencia, incluso, a la hora de consumir” mientras no se alcance la “equidad”. “A pesar de ser deseable la competencia fiscal, esta no debe generar ventajas exclusivas, un derecho especial o trato de favor, distinto del que a la ley comuna, con un cierto carácter de permanencia”.

Abad alega que “genera insolidaridad” los “agravios” en los gravámenes del Impuesto de Sociedades, ya que no se diferencia entre el “beneficio que se reinvierte del que se distribuye como dividendo”.

Ley propia del mecenazgo

Incluso ha anunciado que bajo el paraguas de la Fundació Catalunya Cultura --impulsada por el Departamento de Cultura de la Generalitat, el CoNCA y el Instituto Catalán de Finanzas, con Enric Crous, director general de Damm, como director del patronato-- se estudia “dotarnos de un marco aplicable a todo tipo de ámbitos” que regule el mecenazgo.

Un paso que se debe dar porque “por el propio interés del conjunto de la sociedad no conviene mantener el monopolio del bien común en el Estado”. Es decir, que sea el Gobierno central el que decrete qué actividades pueden acceder a una fiscalidad ventajosa por ser de interés público.

Discurso político

Abad ha dejado de hablar entre líneas en la parte más política de su intervención. “Políticamente, cuando la ley es la excusa para no dialogar quiere decir que no se respetan ni las bases de la democracia ni a los ciudadanos”, ha manifestado en línea a las afirmaciones de la Generalitat ante las resoluciones contrarias a sus intereses del Tribunal Constitucional.

También ha dado un apoyo a los últimos avances del procés al asegurar que “a los empresarios la democracia o la participación no nos provocan inquietud. Porqué queremos estar allí. Esto es el diálogo”. “La libertad es aquella capacidad que aumenta la utilidad de todas las otras capacidades”, ha sentenciado.

Puigdemont, a su vez, ha remarcado que el empresariado no debe "tener miedo de los cambios" porqué "nos estimulan". "Debemos huir de la tentación, del confort y de la resignación", ha indicado, "porqué si no, cuando sea evidente que estemos mal no estaremos a tiempo". 

La 'revolución' de Cecot

Ha terminado su intervención con una frase ambigua entre lo político y los económico: “Lo que tenemos y lo que vemos no nos gusta ni tiene futuro. Dependen de nosotros, de todos nosotros, darle color al futuro”. El lema de la 22 Noche del Empresario ha sido Cecot: revolucionar y revolucionar; y es que la organización de Terrassa ha abierto este jueves una nueva etapa. 

El acto ha terminado a ritmo de rumba. Catalana, la de Peret.