Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La sede del BBVA en el edificio de La Vela de Madrid / EP

CCOO ve “insuficiente” la rebaja de 350 despidos en el ERE de BBVA

El banco ha propuesto dejar el despido colectivo en 3.500 trabajadores afectados, una cifra que los sindicatos siguen considerando demasiado elevada

2 min

Las negociaciones de BBVA con las organizaciones sindicales representadas en la entidad financiera continúan alejadas de un acuerdo. CCOO, mayoritario en el banco en Cataluña junto con el Sindicat d’Estalvi de Catalunya, ha tachado de “insuficiente” la rebaja de 350 despidos planteada por la dirección en el último encuentro celebrado este jueves.

CCOO ha exigido “un proceso 100% voluntario con salidas por prejubilaciones”, según ha informado la organización en un comunicado. Además, ha planteado tener en cuenta, para reducir la cifra de afectados, los despidos y salidas voluntarias a 1 de enero, las salidas vegetativas previstas hasta 2022 y los puestos cubiertos por eventuales y empresas de contratación temporal.

3.500 afectados

Con la nueva propuesta del BBVA, el despido colectivo quedaría en 3.448 empleados afectados. Los 350 trabajadores excluidos del ERE pasarían a ocupar puestos de gestión remota.

Asimismo, se ha planteado la movilidad geográfica sin retribuir hasta 150 kilómetros y retribuida a partir de esa distancia a partir de un complemento salarial de 3.000 euros anuales durante un periodo de tres años.

“Total rechazo” sindical

CCOO ha respondido con “total rechazo” tanto a la medida de la movilidad geográfica como a las condiciones económicas. Además, lamenta que la entidad bancaria siga “sin aportar ni un solo detalle más de las condiciones económicas que pretenden ofrecer al resto de personas que quieren despedir”.

La próxima reunión entre las partes se celebrará el próximo miércoles y será la última del periodo de consultas informales. A partir del jueves, arrancarán las negociaciones formales, en la que parte de los sindicatos esperan conseguir una rebaja sustancial del número de trabajadores afectados por el despido colectivo, mientras que otros se oponen frontalmente al ERE.