Menú Buscar
Manifestación del 1 de mayo de 2018 de CCOO y UGT de Cataluña / EFE

¿Por qué los sindicatos piden estabilidad?

Los representantes de los trabajadores intentan que el debate social asome la cabeza en un nuevo momento de tensión política y en un escenario económico con nubes

07.01.2019 00:00 h.
6 min

UGT y CCOO de Cataluña sufrieron durante el procés. El conflicto político llevó al límite la tensión interna de las organizaciones sindicales más potentes del territorio. Un año después, se han convertido en dos de las principales instituciones que reclaman la estabilidad en la comunidad. Incluso han alzado la voz para reclamar que los independentistas y las fuerzas de izquierda pacten los presupuestos tanto en el Congreso como en el Parlament, una demanda que les sitúa al lado de la patronal.

Tras estas demandas se encuentra un escenario poco optimista para el mundo del trabajo. Las secretarías generales lideradas por Javier Pacheco y Camil Ros están inmersas en una lucha para que las reivindicaciones sociales ganen espacio en el espacio político, centrado casi de forma exclusiva en debates nacionalistas. Esta realidad es evidente en Cataluña pero también se da en Madrid, donde los partidismos están a la orden del día a la espera de un adelanto electoral.

Recuperación de los salarios

"Los indicadores macroeconómicos van bien", indica el líder de la UGT catalana en declaraciones a Crónica Global. "Hemos crecido en PIB, pero esta mejora se queda en los beneficios empresariales y no en la recuperación de los salarios", añade el sindicalista. El drama de las bajas retribuciones en todo el país --algo que reconoce incluso el líder de la gran patronal catalana, Josep Sánchez Llibre-- es su principal caballo de batalla en el nuevo ejercicio que acaba de empezar.

A nivel catalán y estatal. Los representantes de los trabajadores se quejan de forma pública de la falta de avances y concreción en las mejoras laborales que han arañado en los primeros años de la recuperación.

Peticiones a Moncloa y la Generalitat

Al Gobierno de Pedro Sánchez se le exige que revierta los puntos que consideran más conflictivos de la Reforma Laboral y al Ejecutivo de Quim Torra que se ponga serio y avance en los grandes consensos que se firmaron en la legislatura anterior. Lamentan la falta de recursos que mina la puesta en marcha de la Renta Garantizada de Ciudadanía o la implementación de las medidas de dinamización incluidas en el Pacto Nacional por la Industria.

El secretario general de CCOO de Cataluña, Javier Pacheco (i), y la portavoz del sindicato, Montse Ros (d), en una imagen de archivo / CG

El secretario general de CCOO de Cataluña, Javier Pacheco (i), y la portavoz del sindicato, Montse Ros (d), en una imagen de archivo / CG

Y realizan las demandas con cierta urgencia ante las alertas de una nueva desaceleración. Desde CCOO se apunta a que una nueva recesión será especialmente lesiva para las economías familiares que siguen al límite y que no han recuperado ni los ahorros ni el poder adquisitivo de antes de la crisis.

Ralentización

Ros indica que la alarma por la ralentización del crecimiento económico es un discurso que "se da, por ahora, desde sectores más empresariales". Muestra sus dudas de que el frenazo que algunos analistas advierten va a ser tal o representa "otra medida de presión" para intentar rebajar las expectativas de los sindicalistas.

Esta demanda de "recuperar los derechos sociales" que hace el dirigente de UGT y se suscriben desde CCOO llega en un momento en que la tensión política ha escalado de nuevo. El resultado de las elecciones andaluzas con la consiguiente irrupción de Vox, el partido de extrema derecha que gana enteros entre las clases trabajadoras, y el inicio de la precampaña de las municipales y europeas de mayo les ha comido espacio.

Amenaza de movilizaciones

Con todo, los sindicatos catalanes recuerdan que se les reclama presencia en todas las mesas. "Todos los partidos quieren que digamos lo mismo que ellos", bromea Ros. El apoyo no será gratuito. Los representantes de los trabajadores advierten de que si no se concretan las propuestas sociales que han pactado saldrán a la calle.

El secretario general de UGT de Cataluña, Camil Ros, junto a la responsable de política sindical, Núria Gilgado / CG

El secretario general de UGT de Cataluña, Camil Ros, junto a la responsable de política sindical, Núria Gilgado / CG

¿Tendrá incidencia? Pretenden conseguirla. La próxima meta que se han marcado es el 8 de marzo, el día de la mujer. La celebración anterior fue marcada por las protestas feministas al margen de las organizaciones sindicales, que incluso llegaron a convocar una huelga que tuvo incidencia. CCOO y UGT confirman que están "trabajando" en ello, pero sin avanzar el camino que tomarán sus reivindicaciones.

Elecciones sindicales

Todo ello, en pleno proceso de elecciones sindicales en Cataluña. Los implicados aseguran que avanzan a buen ritmo y que los resultados son parecidos a los comicios anteriores. Esperan la irrupción en ciertos sectores de actividad --básicamente, la función pública-- de Intersindical-CSC, la formación impulsada por los allegados de Carles Puigdemont. Con todo, prevén que mantenga su perfil minoritario en el mapa de la representación laboral catalana.

CCOO y UGT mantendrán su hegemonía sindical en Cataluña. En el inicio del año, intentan poner en valor sus demandas de mejoras en el plano laboral.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información