Menú Buscar
Toni Comín, consejero de Sanidad catalán, junto al Hospital General de Catalunya de Sant Cugat del Vallès (Barcelona).

CCOO se queda solo en la defensa del Hospital General de Cataluña

El sindicato pide que se replantee la exclusión del centro de la red pública por el impacto que podría tener sobre la plantilla, y niega el ahorro en romper de forma drástica el concierto

4 min

Echar de la red pública al Hospital General de Cataluña, situado en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), no significa un verdadero ahorro de costes para el sistema y tendrá un impacto negativo en lo laboral. Así lo afirma la sección sindical de CCOO de Cataluña del centro, en un documento publicado este miércoles en el que informa a los trabajadores del que se ha quedado sola en la defensa del concierto.

El resto de fuerzas sindicales de Cataluña apoyaron la decisión de la Consejería de Sanidad, liderada por Toni Comín, de expulsar definitivamente del Sistema Sanitari Integral d’Utilització Pública de Cataluña (Siscat) al hospital de Sant Cugat. El departamento informó de sus planes en un consejo de administración del Servei Català de la Salut (CatSalut) que tuvo lugar el pasado lunes con representantes de los agentes sociales de la sanidad, entre ellos las federaciones que representan a los trabajadores. El apoyo a la medida ya ha provocado malestar, por ejemplo, en UGT de Cataluña.

CCOO afirma en la nota informativa a la plantilla que el “único objetivo” de defender el concierto del Hospital General es conseguir que se preserve el empleo en el centro.

Colapso del resto de hospitales

También apela a la “voluntad política” de la consejería para convertir el centro sanitario en hospital de referencia y solucionar uno de los grandes problemas de la zona. “Nuestra comarca tiene cerca poblaciones muy grandes”, indica la organización, como Rubí, Cerdanyola del Vallès, Montacada i Reixach, Ripollet o la propia Sant Cugat, que se deben desplazar hasta Barcelona, Sabadell o Terrassa ante una urgencia médica.

Son muchos kilómetros, remarca el sindicato, especialmente cuándo se requiere desde un domicilio particular. Además, las urgencias de centros como el hospital Parc Taulí de Sabadell están colapsadas de forma casi permanente, por lo que temen que baje la calidad del servicio de la red pública si se rompe el concierto.

Operaciones más baratas

CCOO pide a Comín que replantee la situación. Cuestiona, además, el ahorro para el sistema público al abordar ciertos tratamientos. Por ejemplo, los trabajadores relatan que las intervenciones cardíacas en Sant Cugat son más baratas --incluso la mitad-- que en un centro público, por el nivel de especialización del personal y los recursos disponibles.

Los representantes de los trabajadores tildan de “populista” este argumento. “También queremos dejar bien claro que la concertación del Hospital General de Cataluña con el Siscat no ha sido, ni mucho menos, la causa del cierre de camas de la sanidad pública, a pesar de que muchas voces interesadas en eso lo quieren hacer creer”, sentencian.

La plantilla del centro de Sant Cugat se ve pagando los platos de la política que aplicó el predecesor de Comín en el cargo, Boi Ruiz. La sección sindical de CCOO ha hecho una petición al consejero. Mercè Conesa (CDC), alcaldesa del municipio, ha pedido una reunión de urgencia en Sanidad para abordar la ruptura del concierto. Se desconocen los detalles y la fecha en la que se empezará a aplicar.