Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Repartidor de Glovo / EP

CCOO denuncia que Glovo lleva tres meses sin cumplir la ley 'rider'

El sindicato amenaza con nuevas movilizaciones si la plataforma modifica su algoritmo para eludir la normativa que pone fin a los falsos autónomos

3 min

CCOO ha denunciado que Glovo, la mayor plataforma de reparto a domicilio que opera en España, no solo incumple la nueva ley rider, aprobada hace casi tres meses, sino que ha modificado su algoritmo "con el propósito de rehuir su responsabilidad ante los trabajadores".

En un comunicado, el sindicato asegura que la startup ha alterado el funcionamiento interno de su app "para intentar eliminar los indicios de laboralidad" de sus repartidores. "Estos cambios comportan una disminución importante de los ingresos de los trabajadores y los ponen en una situación económica insostenible y asfixiante", recoge el texto.

Asfixia económica

"La reducción de sus ingresos dificulta que puedan hacer frente al pago mensual de su cuota de autónomo y de los pagos trimestrales del IRPF y el IVA, lo cual les obliga, en los casos más extremos, a escoger entre pagar la cuota de autónomo o comprar comida y pagar el alquiler", sostiene la organización.

El sindicato recuerda que el personal de Glovo asume los gastos del vehículo, el carburante y el teléfono móvil para realizar sus desplazamientos, sin obtener ninguna compensación económica por parte de la empresa. "Además, el hecho de no estar al día del pago de la cuota de autónomos hace que no puedan acceder a la formación subvencionada para mejorar su inserción laboral", dice el texto.

Nuevas movilizaciones

La nueva normativa sobre los riders entró en vigor el pasado 12 de agosto, pero las plataformas digitales todavía están adaptándose a la regulación. La ley obliga a dar de alta en la Seguridad Social a los repartidores que trabajan para empresas como Glovo, Uber Eats y Deliveroo, entre otras.

Algunas de estas compañías, como Just Eat, se han avenido al nuevo marco jurídico y han entablado negociaciones con su plantilla para aprobar un convenio propio. Por contra, otras como Glovo han declarado que solo contratarán a una parte de su flota, aproximadamente 2.000 repartidores. Para el resto de operaciones seguirá utilizando autónomos, y para lograr este objetivo precisamente ha introducido cambios en su software. Sin embargo, CCOO critica esta estrategia de la compañía y amenaza con "más movilizaciones" si la tecnologica no pone fin al empleo de falsos autónomos.