Menú Buscar
Hamad Bin Jassim Al Thani, el inversor de Catar en El Corte Inglés / FOTOMONTAJE CG

Catar mantendrá las inversiones en España pese al boicot del Golfo

El emirato tiene miles de millones de euros en las principales compañías nacionales, desde hoteles hasta medios de comunicación

5 min

España mira de reojo el inesperado boicot de varios países a Catar​, región con la que existen buenas relaciones bilaterales. Las inversiones del emirato en Iberdola, Colonial, El Corte Inglés, Prisa o los hoteles W o Renaissance seguirán intactas, pese a la situación de bloqueo que sufre la región. Al menos, por ahora.

Fuentes bien informadas del sector del comercio exterior español explican que es muy pronto para hablar de la influencia del boicot, pero aclaran que “los intereses comerciales van por un lado diferente a los diplomáticos”.

Más de 10.000 millones de euros

Esta tesis la abona el director del Máster en Comercio Exterior de ESCI-UPF, Pelayo Corella. Desgrana que las inversiones de Catar en España superan los 10.000 millones de euros en las cotizadas, aparte Bein Sports (Mediapro), El Corte Inglés, Prisa o algunos enclaves hoteleros: “Son cantidades que no se venden de la noche a la mañana”, argumenta.

“No creo que se vayan a ir en masa”, apunta, pero matiza que, si se mantiene el boicot, el mismo Gobierno catarí se replanteará las inversiones menos estratégicas en el exterior, pero “a medio o largo plazo”: “Si no se arregla, [Catar] necesitará más recursos internos”. Duda, sin embargo, de que el bloqueo se prolongue semanas o incluso meses.

El Barça y Qatar Airways

El Barça ha sido estos años una de las grandes apuestas de Catar para abrirse al exterior. En 2010, con Qatar Foundation y, desde 2012, sin aviso previo, con Qatar Airways, en el marco del mismo contrato. No sin polémicas en el entorno.

Leo Messi controla un balón a media altura / EFE

Leo Messi, con la camiseta del Barça patrocinada por Qatar Airways

El acuerdo de patrocinio termina el 30 de junio. La compañía será una de las candidatas a convertirse en la aerolínea oficial del club, sillón vacante desde la salida de Turkish Airlines, en 2013, por incompatibilidad con la firma emiratí. La compañía aérea turca abonaba tres millones anuales al Barça.

En este contexto, Catar también se ha hecho un hueco destacado en el aeropuerto de El Prat. Nada indica que vaya a retroceder su posición en este aspecto.

Todo en orden

En el lado de las compañías españolas en Catar, está “todo en orden”, según explican desde el ICEX. El agregado comercial de la Oficina Económica y Comercial de España en Doha, Miguel Ángel Fajardo, añade que las relaciones comerciales​ entre los dos países “son buenas”.

El valor del comercio bilateral fue en 2016 de 854 millones de euros, un 17% menos, por la disminución de los precios de gas y petróleo. Precisamente la compra de combustibles fósiles ha dejado el saldo de la balanza comercial desfavorable para España históricamente (-171 millones en 2016).

La exportación española a Catar (342 millones en 2016) está diversificada en aparatos mecánicos (14%), mobiliario (12%), ropa (12%), aparatos eléctricos (9%), manufacturas de fundición y hierro (7%), entre otros. El 87% de la importación (512 millones en total) corresponde al capítulo de combustibles.

Lucha por el control de Oriente Medio

Corella reduce el conflicto diplomático a una lucha por el liderato de Oriente Medio. La internacionalización de Catar ha incomodado a vecinos como Arabia Saudí: “El problema es de tinte diplomático y político-religioso”. Porque, dice, quienes acusan al emirato de financiar el terrorismo también lo hacen.

Boicot a Catar

Egipto, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, los principales boicoteadores de Catar / CG

En este escenario, considera clave el papel que puede tener Kuwait como mediador. Y Catar saldrá del atolladero con un perfil más bajo, destinado a mantener sus inversiones, con menos exposición internacional. El atentado de Daesh en Irán de este miércoles “no ayudará a rebajar la tensión”.

De todos modos, queda claro que no hay una relación directa entre las inversiones de Catar y la paz terrorista. París y Londres, dos lugares donde el emirato tiene varios y notables intereses, han sufrido las sacudidas del Daesh en los últimos meses.