Menú Buscar
La pobreza salarial fue una de las denuncias que protagonizaron las manifestaciones del pasado 1 de mayo en todo el país.

Cataluña trabaja para un sucedáneo de salario mínimo para el sector público

Las entidades sociales y la Generalitat acuerdan en el Consejo de Relaciones Laborales iniciar un diálogo sobre la necesidad de incrementar las retribuciones

03.05.2016 21:49 h.
4 min

Cataluña ha abierto el melón del debate sobre la necesidad de incrementar las retribuciones mínimas que legalmente se pueden pagar en el país. El Govern de Carles Puigdemont ha anunciado a las patronales (Foment del Treball, Pimec y Fepime) y los sindicatos (CCOO y UGT) presentes en el Consejo de Relaciones Laborales su intención de introducir el debate en el plan de trabajo anual que el órgano de concertación social ha empezado a trabajar, con bastante retraso según reprochan los agentes.

La música general gusta a todos los presentes en la mesa, aunque los puntos de partida estén muy alejados. De entrada, desde la órbita política.

Debate sin crear falsas expectativas

Mientas que la Generalitat quiere usar el debate como un elemento más del proceso independentista, los representantes de los trabajadores y de los empresarios han dejado claro que fijar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) es una competencia estatal. “No podemos crear falsas expectativas a la gente”, manifestó el portavoz de CCOO en el órgano de concertación.

Por ello, el debate que se iniciará en los próximos meses será una especie de sucedáneo de salario mínimo dentro del margen de actuación que sí tiene la Generalitat. Hay terreno de juego, aseguran tanto las patronales como los sindicatos, aunque la aplicación real sería casi en exclusiva en el sector público. Se podría llegar a un pacto, por ejemplo, para incorporar como cláusula en la contratación pública del Gobierno catalán que las retribuciones de las empresas que quieran licitar estén por encima del límite legal.

¿Vinculado a la negociación colectiva?

También se tiene vía libre en el marco de los convenios laborales, aunque la inmensa mayoría de ellos ya contemplan salarios por encima del SMI. “El debate del salario mínimo está desvinculado de la realidad de la negociación colectiva y de las empresas”, manifestó el director de relaciones laborales y asuntos sociales de Foment del Treball, Javier Ibars, quien apostó por vincularlo a la productividad.

La presidenta de la comisión de Laboral y Recursos Humanos de la gran patronal catalana, María Ángeles Tejada, defendió que era interesante contar con una retribución como el SMI para las primeras experiencias laborales. Con todo, Foment está abierto a iniciar el debate tanto en Cataluña como a nivel de CEOE.

Pimec apuesta por el incremento

En Pimec defienden a nivel estatal incrementar el SMI y de abrir el debate en Cataluña. La patronal presentó un informe hace un mes en que manifestaban que tan solo el 0,2% de los asalariados de España cobraba lo mínimo y decretaban que los 764 euros mensuales que se perciben en 12 pagas es una retribución “baja si se compara con otros países más desarrollados y el coste de la vida”, manifestó el director del Observatori de la pimec, Modest Guinjoan.

El economista también tumbó el argumento de que incrementar el salario mínimo sería una barrera de entrada para el capital internacional interesado en invertir en el país. “Las empresas extranjeras no vienen aquí atraídos por la mano de obra barata, eso es un tópico”, añadió. Destaca los perfiles profesionales, la productividad o las plataformas logísticas o de distribución como elementos de atracción.

Debate en fase inicial

Incrementar el SMI es uno de los caballos de batalla sindicales en España, un reto que los partidos de la izquierda han asumido en campaña electoral. Aplauden ahora la iniciativa catalana en los términos que sea posible, pero alertan de que la discusión por ahora está en una fase muy inicial.

El Consejo de Relaciones Laborales solo ha contemplado incluir este tema como uno más de los que se deben abordar a lo largo del año. Está sobre la mesa, pero sin calendario.
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información