Menú Buscar
Una mujer investigadora, otra de las ocupaciones con menor presencia de féminas especialmente en cargos directivos / EFE

Cataluña llega al porcentaje más bajo de mujeres en cargos directivos desde 2012

Ellas sólo ocupan el 31% de puestos ejecutivos de primer nivel o de gerencias y cobran el 23,4% menos al año que sus iguales hombres

5 min

Encontrar una mujer en un cargo directivo en Cataluña resulta más complicado este año que en los siete ejercicios anteriores. Así lo indica el nuevo estudio sobre la igualdad en el territorio del Observatorio Mujer, Empresa y Economía (ODEE) de la Cámara de Comercio de Barcelona.

El informe concluye que sólo el 31% de empleos directivos y de gerencia están ocupados por mujeres, el porcentaje más bajo desde 2012. Esta cifra contrasta con la situación de las féminas en ocupaciones técnicas y profesionales, donde ellas representan el 57% de las plantillas. La diferencia confirma la existencia de un techo de cristal que dificulta que lleguen a responsabilidades directivas de primer nivel.

Brecha de género y de salario

También persiste la brecha de género en el tipo de trabajo que realizan. La mayoría de directivas se encuentran en los departamentos de publicidad (45%), recursos humanos (39%), cualidad (39%) y marketing (36%). En áreas como dirección comercia y gerencia se sitúa al entorno del 10-11%, mientras que en responsabilidades de perfiles más técnicos la presencia es inferior.

Brecha de salarios en las mujeres en Cataluña / CdC

Otra brecha que persiste es la salarial. Ha mejorado en los últimos dos años, pero “aún es elevada y generalizada por ocupación y sector”, apuntan los responsables del estudio. Las mujeres cobran cada hora el 16,1% menos que sus compañeros hombres en cargos similares. Las diferencias en el salario anual llegan al 23,4%.

Más diferencia de salario en ocupaciones básicas

Además, la divergencia en las retribuciones es mayor cuanto más básica es la ocupación. En estos casos se llega al 33%, mientras que en empleos relacionados con la restauración y la venta el salario de las mujeres es el 29% inferior al de los varones.

El ODEE de la Cámara de Comercio reclama “medidas para abordar de forma real y práctica” esta problemática. Cataluña tiene deberes pendientes en este sentido, ya que sólo 416 empresas de las 3.383 que están sujetas a la Ley de Igualdad de 2007 cuentan con consejos de administración con un mínimo de féminas del 40%.

Mujeres en los consejos de administración

Para el grupo de trabajo, resulta una “cifra alarmante” porque implica que sólo el 12% de las sociedades catalanas cumplen con la normativa. Tampoco muestra una evolución sustancial respecto a los datos recogidos con anterioridad, ya que en 2014 tan sólo el 11% de las compañías estaban regidas por una consejo de administración tal y como marca la ley.

Presencia de mujeres en cargos directivos / CdC

La situación en Cataluña no dista demasiado de la radiografía de los órganos directivos del Ibex 35. La presencia femenina en las cotizadas llega tan sólo al 22,6% y será muy difícil que cumplan la recomendación de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que señala que en 2020, el 30% de las sillas de los consejos deben estar ocupadas por ejecutivas.

La desigualdad entra en la agenda

El dato positivo del informe es que la desigualdad de género en el mundo empresarial ha entrado en la agenda política y mediática. Se visualiza más y se contempla como un reto que se debe superar, tanto desde el punto de vista de los privados como desde el público.

Para romper el techo de cristal, desde la Cámara de Comercio se propone establecer cuotas de mujeres en puestos directivos de forma temporal y reformular las política de conciliación para que sean una herramienta a disposición de hombres y mujeres.

El ODEE está presidido por Núria Lao y el acto de presentación del informe ha estado presidido por la consejera de Empresa y Conocimiento, Àngels Chacón (JxCat), el aún presidente de la organización de dinamización empresarial, Miquel Valls, y la directora de Barcelona Activa, Sara Berbel.