Menú Buscar
Pere Aragonès, vicepresidente de la Generalitat de Cataluña y conseller de Economía y Hacienda / EP

Cataluña, de nuevo por debajo de la media en financiación autonómica en 2018

La Comunidad fue la tercera que más recursos tributarios aportó pero la décima receptora, un desequilibrio que se repitió por noveno año consecutivo

2 min

Cataluña volvió a ser una de las comunidades autónomas con mayor desequilibrio entre los recursos que aporta al Estado y los que recibe a través del modelo de financiación autonómica en 2018, año cuyos datos fueron publicados por el Ministerio de Hacienda este lunes.

Una situación que se da por noveno año consecutivo, lo que ha generado el malestar de la Conselleria de Economía y Hacienda de la Generalitat, dirigida por el vicepresidente del Gobierno regional, Pere Aragonés.

La tercera contribuyente

De las cifras se extrae que Cataluña fue la tercera comunidad que más recursos tributarios por habitante aportó al sistema, con 2.967 euros, por detrás de Madrid (3.482) y Baleares (3.185), pero fue la décima en cuanto a recursos recibidos también por habitante, con 2.664 euros.

Así, Cataluña paga un 19,5% más en comparación con la media española, sin contar las comunidades de régimen foral, Euskadi y Navarra, pero recibe un 1,2% menos.

Sólo un año por encima

Esta situación empeora si se tiene en cuenta el diferencial de precios: en términos de poder de compra, Cataluña retrocede a la penúltima posición, la número 14, con 2.393 euros por habitante, sólo por delante de Madrid, con 2.240 euros, y situándose un 11,3% por debajo de la media de los territorios que participan en el régimen común de financiación.

La Generalitat ha recordado que Cataluña sólo quedó por encima de la media española en 2009, el primer año de aplicación del modelo vigente, que debía haberse actualizado en 2014 y 2019, de acuerdo con la normativa. "Los datos de liquidación de 2018 vuelven a poner de manifiesto que los mecanismos de distribución que utiliza el sistema de financiación español fomentan un reparto arbitrario de los recursos entre territorios", ha afirmado el departamento dirigido por Aragonès.