Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Edificio de la aseguradora Catalana Occidente, uno de los grupos que se va de Cataluña / EFE

Catalana Occidente valoró la funeraria de Barcelona en el 50% de lo pagado por Mémora

La aseguradora cotizada pasará a controlar el 100% de SFB, dado que ya tenía el 15% que no controlaba la sociedad que acaba de adquirir

6 min

La adquisición de Mémora, el líder en el sector de servicios funerarios en España, por parte de Catalana Occidente dará a la aseguradora cotizada el control absoluto de Serveis Funeraris de Barcelona (SFB). Dado que es precisamente el grupo participando por la familia Serra el que tiene el 15% del capital de la antigua empresa municipal que no estaba aún en manos de la compañía que acaba de comprar. 

Fue a comienzos de 2021 cuando se formalizó la venta del 15% de SFB que mantenía el Ayuntamiento de Barcelona a Catalana Occidente, a un precio de 28 millones de euros. Una maniobra que, por entonces, le daba a la aseguradora una posición minoritaria en el líder absoluto del sector en la Ciudad Condal, dado que el 85% restante está bajo el control de Mémora desde hace algo más de diez años. 

Valoración de 186 millones

Las magnitudes fijadas en la operación suponían valorar el 100% de SFB en algo más de 186 millones de euros. 

Interior del Tanatorio de Les Corts, que opera Grupo Mémora / CG
Interior del Tanatorio de Les Corts, que opera Grupo Mémora / CG

Poco más de un año después, Catalana Occidente se ha hecho con la totalidad del capital de Mémora por 387,5 millones de euros. Es decir, que valoró hace algo más de un año la antigua funeraria municipal en casi la mitad que la totalidad de la compañía que encabeza el sector tanto en España como en Portugal, con cifras de facturación que superaron los 210 millones de euros en 2021 y un resultado operativo (Ebitda) en torno a 47 millones de euros. 

Positiva acogida en bolsa 

La adquisición de Mémora al canadiense Fondo de Pensiones de los Profesores de Ontario (OTPP, por sus siglas en inglés) fue anunciada a última hora del pasado viernes, cuando los mercados en Europa llevaban ya varias horas cerrados, por lo que no ha sido hasta lunes cuando se ha conocido la respuesta de los inversores a la operación.

Una reacción que ha sido positiva, toda vez que las acciones de Catalana Occidente han cerrado la primera sesión de la semana y del mes de agosto con alzas del 0,7%, en una jornada en la que el Ibex 35 ha ido de más a menos, hasta el punto de terminar en terreno negativo, con un descenso del 0,87%, cuando llegó a registrar subidas en torno al punto porcentual. 

Oficinas centrales de Catalana Occidente en Sant Cugat del Vallès / CATALANA OCCIDENTE
Oficinas centrales de Catalana Occidente en Sant Cugat del Vallès / CATALANA OCCIDENTE

Rentabilidad moderada

En aquellos momentos, los títulos de Catalana Occidente repuntaron más de un 4% gracias al impulso de la compra de Mémora, aunque después moderaron su comportamiento, arrastrados por la tónica general del mercado.

Tras cumplirse cinco años de su entrada en Mémora, el OTPP ha decidido hacer caja tras obtener una rentabilidad aproximada del 20% en este periodo. Si se toma como referencia el precio que, en su día, abonó al fondo de capital riesgo británico 3i y también el valor de empresa atribuido a a compañía de servicios funerarios, que ha pasado de 500 millones a 600 millones, de acuerdo con las comunicaciones oficiales realizadas tanto por el comprador como por el vendedor. 

Menor precio relativo

Los multiplicadores con los que Catalana Occidente ha llevado a cabo la adquisición de Mémora han sido inferiores a los empleados por el fondo canadiense, que pagó por la empresa un equivalente a algo más de 11 veces su Ebitda.

Mientras, la aseguradora cotizada ha cerrado la transacción a un precio de 8,2 veces el Ebitda del líder del sector. 

Una década de crecimiento

Por su parte, SFB es uno de los principales activos de Mémora debido a la posición privilegiada que mantiene en una plaza tan importante como Barcelona. Desde que se inició el proceso de privatización de la empresa, Mémora estuvo presente en el capital, primero a través de una participación minoritaria (49%) y ya en 2011 con la adquisición de hasta un 85%, cuando estaba bajo el control de 3i.

En esta etapa, que se extendió durante casi diez años, Mémora apuntaló su liderazgo en los mercados de España y también de Portugal, a base de compras como la de SFB y de Agnus Dei, en el país vecino.

A golpe de talonario

La operación se enmarca en la estrategia que Catalana Occidente ha seguido en los últimos años. En los que ha culminado varias operaciones de compra con el fin de apuntalar su crecimiento. 

No obstante, la mayoría de estas transacciones se han circunscrito al sector asegurador. Mientras, la presencia de la cotizada en el sector de servicios funerarios ha sido hasta ahora muy discreta, en un ámbito con una notable atomización, toda vez que la mayoría de los operadores son empresas familiares de pequeñas dimensiones.