Menú Buscar
José María Serra, presidente de Catalana Occidente / EFE

Catalana Occidente se ‘olvida’ de Cataluña y apuesta por el Starlite marbellí

La aseguradora mantiene la labor de mecenazgo ejercida durante años en la comunidad catalana, pero con patrocinios menores

6 min

En un verano marcado por la pandemia del Covid-19, una de las citas de referencia en la época estival en los últimos años, el festival Starlite que se celebra en Marbella, desafía al virus y quema día tras día las hojas de su abundante programa, con la novedosa presencia de Catalana Occidente como nuevo patrocinador. Ha sido a más de 1.000 kilómetros de su cuartel general donde la aseguradora ha encontrado el gran evento para extender una labor de marketing y mecenazgo que lleva años desarrollando en Cataluña, su tierra de origen, aunque sin tanta pompa y boato, ni tanta llegada al público.

Quizá lo más aproximado al Starlite marbellí, considerado como el festival boutique más importante de Europa, sea el White Summer que se celebra tradicionalmente durante el mes de agosto en la Costa Brava y al que Catalana Occidente ha prestado su apoyo en las dos últimas ediciones. La de 2020, en la que también iba a participar, ha sufrido el rigor del coronavirus y ha sido suspendida.

Foco en Sant Cugat

Esta cita cultural focalizada en últimas tendencias constituye una de las pocas novedades en la cartera de patrocinios de la compañía en el territorio catalán. A través de una de sus enseñas, Seguros Catalana Occidente, el grupo continúa realizando una labor de apoyo que, al contrario de las dos citas mencionadas, se circunscribe a un ámbito más local.

Uno de los focos en los que la compañía ha centrado su labor en este punto es Sant Cugat, donde el grupo tiene sus oficinas centrales. Así, destaca su labor de patrocinio a clubes deportivos locales como el Unió Esportiva Sant Cugat de baloncesto, al que lleva tres años dando apoyo económico. Otro de los equipos de la localidad, el Club Handbol Sant Cugat, también cuenta con el patrocinio de Seguros Catalana Occidente.

Deporte y cultura

Manresa también ocupa un lugar destacado en la labor de patrocinio y mecenazgo de Catalana Occidente. Durante más de 10 años ha apoyado al afamado club de baloncesto de la ciudad, con especial incidencia en las divisiones inferiores de la entidad; y también durante más de una década se extiende su colaboración con el recinto del Kursaal situado en la localidad de la provincia de Barcelona.

Una presencia que se mantiene y que se renueva, aunque no va a más en un territorio que, entre otras cosas, da nombre al grupo y a una de sus más destacadas marcas (Seguros Catalana Occidente).

Traslado tras el 1-O

El grupo cotizado, que además abarca las enseñas Seguros Bilbao, PlusUltra y NorteHispana, en el negocio tradicional, y Crédito y Caución y Atradius en el negocio de seguro de crédito, fue uno de los primeros en reaccionar ante los acontecimientos de aquella turbulenta segunda mitad de 2017, en plena efervescencia del procés que desembocó en el reférendum ilegal del 1 de octubre, la fallida declaración de independencia y la posterior destitución del Gobierno de la Generalitat tras la aplicación por parte del Gobierno central del artículo 155 de la Constitución.

El grupo decidió trasladar su sede social a Madrid, una medida que, como en el caso del resto de grandes compañías que también optaron por sacar sus domicilios de Cataluña, no parece tener marcha atrás, al menos en el corto y medio plazo.

Compromiso

Desde entonces, no ha habido una acción por parte de la compañía en Cataluña comparable a la de la firma del acuerdo con Starlite, una circunstancia que no ha dejado de llamar la atención aunque el grupo niega cualquier tipo de relación con la decisión de sacar la sede social de la comunidad autónoma.

Al contrario, desde Catalana Occidente reafirman su compromiso con Cataluña basado en la docena de acuerdos que aun mantienen y, además, inciden en que cada una de las enseñas del grupo tiene independencia para gestionar este tipo de actuaciones.

Gestión independiente

Un ejemplo significativo es la colaboración que, desde hace años, presta Seguros Bilbao al mundialmente conocido Museo Guggenheim de la capital vizcaína. En el grupo defienden que se trata de estrategias distintas en cada caso y que no tendría sentido que Seguros Bilbao desarrollara este tipo de actuaciones fuera del territorio en el que está implantado y donde opera desde hace muchos años.

“Cada una de las compañías del grupo desarrolla su actividad y gestión de manera autónoma, lo que también condiciona su marco de actuación y estrategia teniendo en cuenta el target al que se dirige”, explican.