Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La sala de juegos del futuro casino de Andorra / EP

El polémico casino de Andorra abrirá sus puertas en otoño

La compañía Jocsa invertirá 25 millones de euros en Unnic, un centro de ocio y espectáculos de 9.000 metros cuadrados

3 min

El primer casino de Andorra abrirá finalmente sus puertas el próximo otoño. Unnic, así es como se llamará el centro de ocio, estará gestionado por Jocsa, la compañía que se hizo con la adjudicación del Consejo Regulador del Principado tras una procelosa licitación que terminó en los tribunales.

Tanto Cirsa como Lleure 3D llevaron ante la justicia las presuntas irregularidades del concurso internacional para su construcción y gestión, aunque finalmente el Tribunal de Batlles rechazó sendos recursos.

Inversión de 25 millones

Sea como sea, la ganadora de la concesión ha dado a conocer este martes los detalles del casino, que contará con una inversión estimada de 25 millones de euros.

Unnic será una instalación de 10 plantas y unos 9.000 metros cuadrados, de los cuales 3.500 se destinarán al área de juegos y los otros a la oferta gastronómica y cultural con que contará el centro. Además, el consejero delegado de Jocsa, Marc Martos, ha señalado que se prevé la creación de unos 200 puestos de trabajo directos y otros 500 indirectos.

Así será el edificio

Por otro lado, el arquitecto responsable del proyecto, Pere Espuga, ha afirmado que se ha diseñado un edificio "emblemático" que conectará la calle Prat de la Creu, donde se ubica el casino, con la avenida Meritxell mediante un ascensor y una plaza pública que a su vez ampliará la actual plaza del Poble.

El profesional, responsable de edificios destacados del enclave pirenaico como la sede del Consell General o de la Justicia, ha definido la fachada como "abstracta, elegante y atemporal". La obra también contará con la firma del arquitecto Manuel Clavel.

Entusiasmo del gobierno

Por su parte, el ministro portavoz, Eric Jover, ha celebrado en declaraciones a la prensa que el proyecto avance y ha recordado que desde el gobierno andorrano hace tiempo que defienden que "puede ser un elemento más de diversificación de los atractivos de Andorra".

Asimismo, ha señalado que en los meses que quedan hasta su apertura hay que preparar "las estructuras necesarias para minimizar los riesgos asociados al juego y en cambio maximizar los beneficios". Entre otras, los recursos para poner freno a la ludopatía y el blanqueo de capitales.