Menú Buscar
Fachada de una casa de apuestas / EP

Las casas de apuestas llevan a Bruselas la nueva ley de Garzón que prohíbe su publicidad

El sector del juego tilda de “inadmisible” la propuesta del Gobierno y la aprobación de urgencia de la CE

3 min

Las casas de apuestas mueven ficha para poder publicitarse. Tal y como avanzó este medio recientemente, el sector tiene decidido llevar a los tribunales la decisión de Alberto Garzón, ministro de Consumo, que prohíbe la publicidad de cualquier empresa salvo el espacio de una a cinco de la madrugada. Así, Jdigital, agrupación que representa al 80% del tejido del juego, acaba de presentar un compendio de alegaciones a la Comisión Europea que ponen de manifiesto que" la asociación considera injustificada" la aceptación del procedimiento de urgencia.

Bruselas ha dado luz verde a las restricciones que propone el Ejecutivo español, situación que considera “inadmisible” Jdigital. El beneplácitco de las instituciones europeas supone que la nueva regulación podría estar lista para antes de que empiece la nueva temporada de fútbol y baloncesto, allá por el mes de septiembre. 

Recorte de empleos

“La aceptación del recurso de urgencia para que se apruebe una regulación que presenta un trato tan diferenciado entre el juego público y el privado, sobre todo cuando el juego es una actividad legal en España que ya está sujeta a estrictos controles y medidas regulatorias, la mayoría de ellas autoimpuestas por el propio sector”, sentencia la agrupación.

La asociación recuerda que este paso atrás pone en peligro al sector y asegura que “tendrá consecuencias negativas” en materia de fiscalidad y empleo.  “Es una ley ideologizada, que no tiene respaldo ninguno en datos o estudios, dado que en España no existe un problema de ludopatía”, añaden.  Según datos oficiales, el juego representa un total de 85.000 puestos de trabajo directos y alrededor de 46.000 de forma indirecta.

Alegaciones

En este contexto, Jdigital ha presentado este mismo miércoles un compendio de alegaciones que se centran básicamente en el no cumplimiento de los principios de buena regulación, el posible aumento del juego ilegal, la arbitrariedad en la justificación de la ley y la no protección de los colectivos vulnerables y la discriminación al sector.

Por otra parte, las casas de apuestas alertan de las posibles consecuencias que podrían acarrear los clubes deportivos y los propios medios de comunicación debido al dinero que perciben en concepto de publicidad. La patronal del juego digital pone el foco en que el deporte puede perder hasta 80 millones de euros en inversión, tal como ya ha pasado en otros países como Italia por la prohibición de la publicidad del juego.