Menú Buscar
Artur Carulla Font, uno de los máximos directivos actuales del gigante Agrolimen / CG

Los Carulla entran a la tercera generación en el holding Agrolimen

Los hijos de Artur y Jordi Carulla se unen al consejo de administración tras una década en el consejo asesor del gigante de la alimentación

09.08.2019 00:00 h.
3 min

La tercera generación de la familia Carulla se ha incorporado a todos los efectos en la gestión del grupo Agrolimen. Hace tiempo que algunos hijos de los seis hermanos Carulla Font están involucrados en la compañía, pero hasta este verano no habían accedido al consejo de administración del grupo de alimentación que opera marcas tan icónicas como Avecrem o Gallina Blanca (ahora, GB Foods).

Han conseguido una silla en este órgano directivo Artur Carulla Mas y Arnau Carulla Cuito, los dos descendientes de los máximos ejecutivos del conglomerado. Es decir, Artur y Jordi Carulla Font.

Órgano asesor

Ambos están muy implicados con el día a día de la compañía, indican fuentes cercanas a la familia. Asumieron sus primeras responsabilidades ejecutivas hace una década al incorporarse como representantes de la familia al órgano asesor que se creó para reforzar el control del grupo. En este ámbito tenían voz y voto tanto la propiedad como ejecutivos relevantes de las diferentes marcas del grupo, ya que el consejo de administración está reservado de forma exclusiva a los Carulla.

También se unió a este órgano directivo Oriol Tomàs Carulla, hijo de Mariona Carulla. Con todo, su carrera profesional se distanció de la empresa de alimentación. Es vocal de la junta directiva del FC Barcelona y ha estado vinculado a grupos como Nike, Danone o Procter & Gamble. Su proyecto personal es la empresa deportiva Open Olympic Retail.

Cambios en GB Foods

La incorporación de la tercera generación coincide con un momento de cambios en el grupo. Agrolimen bajó el viernes pasado la persiana de la factoría histórica de Gallina Blanca de la localidad de Sant Joan Despí (Barcelona). La producción de sopas instantáneas se trasladará al centro industrial de Ballobar (Aragón), que está en pleno proceso de ampliación, y proyecta la renovación del espacio industrial de Cataluña.

El objetivo de los Carulla es trasladar en el nuevo centro de trabajo que se consiga tras la rehabilitación la nueva sede corporativa del grupo Agrolimen. En un primer momento se había apuntado hacia la demanda de un cambio de uso para ejecutar una operación residencial, aunque los mismos interlocutores señalan que los terrenos se quedarán en la compañía.

Sólo en The GB Foods cuenta con unos recursos propios de 891 millones de euros y su beneficio individual llega a los 48 millones de euros netos. Los Carulla son una de las familias más ricas de España y lideran un conglomerado que alcanza los 800 millones de volumen de negocio consolidado.