Menú Buscar
Un ejemplar de cerdo se asoma sobre su jaula en una cárnica española, cuya patronal sectorial se revuelve ante la presión laboral de CCOO / EFE

Las cárnicas se revuelven contra la presión sindical

La patronal del sector, ANICE, exige a CCOO que retire el llamado semáforo laboral, la lista de supermercados donde acaban los productos que se fabrican con falsos autónomos

03.01.2019 00:00 h.
7 min

La batalla sindical para acabar con la subcontratación de trabajo mediante falsos autónomos en los mataderos del país ha acabado con un golpe sobre la mesa de la patronal mayoritaria del sector. La Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE) ha formalizado un proceso para exigir a CCOO que acabe con el llamado semáforo laboral que ha puesto en marcha.

Como ya había anunciado, el sindicato ha subido un escalafón en su campaña para denunciar lo que consideran un abuso en el sector. Ha creado una página web en la que se detallan el destino de los productos en cuya elaboración interviene alguna de las firmas que abusan de la figura de los trabajadores cooperativistas. Es decir, identifican las marcas comerciales y los canales de distribución que usan las empresas concernidas.

Empresas afectadas

En la lista hay compañías de todos los perfiles. Una de ellas es el gigante del sector, el grupo Vall Companys que cuenta con 41 filiales y que trabaja en tres de sus mataderos con Servicarne, la intermediaria que sobre el papel es una cooperativa. También incluye otras firmas más pequeñas como Aragonesa de Piensos (Arpisa), Productos Cárnicos Llorente, la Corporación Alimentaria Guissona, Grupo Argal, Grupo Tello o Grupo Sada.

La campaña de divulgación se inició a las puertas de la campaña de Navidad y en ella también se señala a las compañías que no ofrecen información sobre su canal de distribución. Firmas como Viñas Soler, Avespuga, Viagen, Vacuno de Navarra, Aparecida de Veruela, Carns Romeu o Escorxador Sabadell, entre otros. Así como firmas "que ya no tienen falsos autónomos en sus instalaciones". Entre ellas se encuentran Campofrío Food Group, Girbau Martí Matadero de Aves, Conejos Gallegos Cogal o Embutidos Garman, entre otros.

Contratación legal

ANICE asegura que "ninguno de los operadores" que aparece en la lista de CCOO tiene "ninguna sentencia en contra" por la presunta contratación de falsos autónomos y que en los casos en que se usan los servicios de cooperativas de trabajo asociado se hace con "pronunciamientos positivos de la justicia".

Imagen de archivo de la actividad en uno de los mataderos de España, foco del conflicto laboral que lleva a la huelga de la industria cárnica / EFE

Imagen de archivo de la actividad en uno de los mataderos de España, foco del conflicto laboral / EFE

Recuerda que este sistema de trabajo se mantiene desde hace más de 20 años y que en todo este tiempo ha sido una "fórmula de contratación de servicios legal y amparada por la Administración".

¿Llamamiento al boicot?

Además, advierte que se trata de "meras apreciaciones que no se atienden a la verdad y perjudican gravemente la imagen de la industria cárnica española y la reputación de sus empresas". Se advierte de las consecuencias de un posible boicot, algo que desde el sindicato rechazan de frente.

Sus portavoces apuntan que en ningún momento se ha hecho un llamamiento en este sentido. Mantienen que sólo se quiere poner el acento en las condiciones laborales de las cárnicas del país.

Peso de la industria

La industria no es precisamente menor, aunque los operadores sean desconocidos para el gran público. Equivale al 2% del PIB nacional con una cifra de negocios agregada que ronda los 22.000 millones de euros. El Ministerio de Economía cifra en 8.000 empresas las que operan en el sector que dan servicio a 7.500 establecimientos; 600 mataderos, que dan trabajo a más de 83.000 empleados y que tienen un impacto destacado en los productos de exportación.

CCOO es el sindicato que más ruido ha hecho para acabar con un sistema en el que la aparición de empresas subcontratadas y cooperativas para operar en mataderos, la parte de menos valor de toda la cadena productiva, deja a trabajadores en la estacada.

Denuncias de los cooperativistas

Los afectados relatan que se les obliga a darse de alta en las cooperativas para entrar en algunos de los mataderos que se señalan pero que no se benefician de ninguna de las ventajas del trabajo autónomo. Se les regulan los horarios casi por días y sin derecho a vacaciones a bajas remuneradas. En los casos más extremos incluso se les obliga a llevar sus propias herramientas a los centros de trabajo. Se trata de los empleos más precarios que poco a poco se regularizan.

La propia ANICE recuerda que los industriales han entrado en la mesa tripartita que se impulsa desde el Ministerio de Empleo y que negocian la creación de un "marco legal que evite las incertidumbres y lagunas legales" que reconocen que se generan por el uso de las cooperativas. Destacan que la falta de concreción de la normativa actual también genera inseguridad jurídica a las compañías.

Negociaciones en marcha

CCOO declara que la activación del semáforo laboral ha sido un revulsivo para que las firmas que aparezcan hayan avanzado en sus negociaciones para pasar al régimen general los empleados de estas cooperativas. Una de las últimas que ha regularizado todos los trabajadores de su plantilla es Cárnicas Embuena.

Imagen de archivo de un matadero, donde los sindicatos denuncian que se producen las situaciones de mayor precariedad laboral de la industria cárnica / MERCABARNA

Imagen de archivo de un matadero, donde los sindicatos denuncian que se producen las situaciones de mayor precariedad laboral de la industria cárnica / MERCABARNA

Para el sindicato, la situación actual representa también una situación de competencia desleal entre las empresas que aún usan cooperativistas y los que no. Los afectados declinan esta apreciación. Apuestan, y solicitan a CCOO que así sea, un clima de menor tensión para proseguir con el diálogo que se ha iniciado para cambiar la normativa estatal. Chocan, sin embargo, con los representantes de los trabajadores en el calendario exigido para regularizar el sector. Coinciden que, en el medio plazo, la figura del cooperativista en los mataderos del país está condenado a la desaparición.