Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El punto de vacunación masiva contra el Covid-19 de Fira de Barcelona / EP

De candidata de Vox a intentar hacer caja con la propaganda antivacunas

Una empresaria catalanoandaluza se recicla como líder del 'merchandising' negacionista en España

4 min

"Ojalá me hubiese vacunado". El testimonio del expiloto Jorge Lis, ingresado en julio en una uci del hospital La Fe de Valencia, ha dado la vuelta a España. Pese a las fatales consecuencias de otros rostros conocidos y desconocidos que también han rechazado el antídoto, todavía hay quien intenta hacer caja con el negacionismo.

Es el caso de Patricia Muñoz, candidata de Vox a la alcaldía de Sabadell (Barcelona) y empresaria reconvertida al merchandising antivacunas. La propietaria de la web La Flamenca de Borgoña --tiene una pequeña tienda física en Andújar (Andalucía)-- ha anunciado el lanzamiento de una gama de prendas de ropa y tazas con mensajes inequívocamente negacionistas.

También contra Soros

La colección, lanzada el pasado martes, incluye camisetas y sudaderas con lemas como Yo no me vacuno, mi sistema inmune puede con el bicho; No cuestiones, obedece y No vacunado, ADN 100% intacto. En las prendas también recibe George Soros, blanco habitual de las corrientes de opinión derechistas.

Anteriormente, la marca ya se había caracterizado por sus estampados ideológicos, como cuando vendió camisetas con el mensaje F*UCK PDMS sin acritud, una frase originalmente pronunciada por un diputado de Vox, Víctor Sánchez del Real. De hecho, Muñoz no oculta en sus redes sociales su filiación por la formación de extrema derecha

Prenda de ropa comercializada por Patricia Muñoz / CEDIDA

 

 

Prenda de ropa comercializada por Patricia Muñoz / CEDIDA

Hincha de Vox

En su cuenta de Twitter, la vallesana reproduce asiduamente las publicaciones del partido capitaneado por Santiago Abascal y se alinea con los postulados de la organización. En 2019, la empresaria se presentó a los comicios municipales de Sabadell en la lista de Vox. No consiguió los apoyos necesarios para entrar en la corporación municipal. 

Entrevistada por este medio, no oculta su pensamiento sobre la inmunización, al que califica de "locura". "No, no me he vacunado ni pienso hacerlo. Aunque me prohíban viajar o entrar en restaurantes. No confío en una 'vacuna' experimental, en fase 3, y viendo los datos oficiales de reacciones y muertos por ellas". "Pero es mi opinión personal, respeto totalmente a quien decide vacunarse o no hacerlo, por el motivo que sea", apostilla.

Negacionismo en horas bajas

Pese a estos mensajes, el negacionismo no ha logrado calar en España. En comparación con Francia, Alemania y Reino Unido, los españoles son mucho más favorables a la vacunación que el resto de europeos. En concreto, España registra una de las tasas más altas tanto en primera (77,2%) como en segunda dosis (70,5%) en el Viejo Continente.

Pero no hay que bajar la guardia. La Consejería de Salud alertó ayer de que la franja de edad entre 12 y 40 años es la que tiene menos cobertura inmunológica. Josep Maria Argimon avisó de que el perfil de los reacios a recibir el vial es el de personas “que no tienen miedo al virus, porque no han tenido casos grave cercanos” y no lo ven como un peligro real. Precisamente, la Generalitat lanzará campañas de persuasión en sentido opuesto al de La Flamenca de Borgoña dirigidas al colectivo más joven. Ayer se notificaron otras 20 muertes por Covid en Cataluña.