Menú Buscar
Joan Canadell, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, en rueda de prensa telemática / EUROPA PRESS

Canadell: “Yo no era independentista, me reconvertí con Aznar”

El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona justifica su independentismo y rechaza que se deban convocar elecciones

4 min

El presidente de la Cámara de Comercio, Joan Canadell, no quiere elecciones. Con ello, defiende sin fisuras la posición del presidente Quim Torra, al entender que ahora “lo que se requiere es cierta estabilidad política porque la económica no la tenemos”. Canadell señala que él no era independentista y que el mandato de José María Aznar –una tesis muy repetida por un sector del independentismo—le hizo cambiar: “Yo no era independentista. Me reconvertí en el segundo mandato de Aznar cuando me di cuenta de que quería potenciar Madrid y dejar a Cataluña en la estacada”.

A pesar de las críticas internas, del malestar que ha causado su forma de dirigir la Cámara de Comercio, con una apuesta por el activismo independentista, --lo que ha provocado la reacción de exdirigentes de la Fira de Barcelona—Canadell ha apostado por alinearse por completo con el presidente Torra. Pide un “programa agresivo” dotado de recursos para, en un horizonte de dos o tres años, revertir la crisis económica.

Aznar y las inversiones en Madrid

“Esto requiere el máximo de estabilidad, al menos para ponerlo en marcha. Si luego se tiene que ir a elecciones, se va, pero ahora no sería bueno porque necesitamos estabilidad”, ha señalado, en una entrevista en Ràdio 4. Ese es el argumento ahora de Junts per Catalunya, el de señalar que la convocatoria de unas elecciones podría distorsionar la ya complicada situación económica.

Canadell, en todo caso, ha justificado su “reconversión” al independentismo con el recurso de Aznar. El segundo mandato del presidente del PP fue, para él, decisivo, porque una parte de la sociedad catalana percibió que el Estado apostaba de forma definitiva por concentrar el poder y los recursos económicos en Madrid.

Esa etapa la ha contrastado Canadell con la de Rodríguez Zapatero, al señalar que con el mandato del presidente socialista Nissan tenía prevista una inversión de 400 millones de euros en una planta en la Conca d’Òdena (Barcelona), y que para ello se pedía alargar el ferrocarril de mercancías hasta Igualada y un nuevo carril en la A-2. Según Canadell, Zapatero se negó, pero potenció la planta de Renault en Valladolid: “Si no se invierte en las plantas, no son competitivas”, ha señalado.

Participar en la política, en la "proxima legislatura"

Precisamente, esa idea de señalar a los gobiernos españoles como los culpables de la salida de Nissan de Cataluña fue el motivo principal de una dura respuesta de exdirigentes de Fira de Barcelona, vinculados históricamente al Salón del Automóvil, que han censurado las maneras y el fondo de Canadell, al hacer de la Cámara de Comercio su particular instrumento de propaganda independentista.

Ese activismo es prioritario para Canadell, uno de los nombres que tiene en la lista Carles Puigdemont para liderar la candidatura a las elecciones por parte de Junts per Catalunya. El propio Canadell no ha escondido sus ambiciones políticas, "pero en la próxima legislatura", no ahora; con la idea de hacer carrera política más adelante.