Menú Buscar
Joan Canadell (4to derecha) encabeza la primera reunión del comité ejecutivo de la Cámara de Comercio de Barcelona / CG

Canadell quiere evitar responder preguntas en castellano en la Cámara de Comercio

El nuevo presidente de la organización empresarial anuncia que pone en marcha una ‘due diligence’ sobre el estado real de la caja de la institución

01.07.2019 18:01 h.
6 min

El nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell, se ha estrenado ante los medios con polémica. El independentista ha asegurado que “se pensará bien” si mantiene la respuesta de preguntas en castellano al final de sus intervenciones ante la prensa en su comparecencia este lunes tras la primera reunión del comité ejecutivo que encabeza, un encuentro que ha contado con la presencia excepcional de la secretaria general del departamento de Empresa y Conocimiento de la Generalitat, Marta Felip (JxCat).  

“Hoy lo haré, pero me lo deberé pensar bien, ¿qué no tiene traductores en los medios?”, ha inquirido al final de su intervención. Ha detallado que “no es nada contra el castellano” pero que considera que traducir sus palabras “saca tiempo de contestar” a más cuestiones que se plantean, aunque el turno de preguntas en castellano se mantiene siempre como las últimas cuestiones de las comparecencias públicas.  

Canadell se une de este modo a la controversia que generó la consejera de Presidencia, Meritxell Budó, hace casi un mes cuando se negó a contestar preguntas en castellano en la rueda de prensa del Consejo Ejecutivo, algo que corrigió poco después. También hizo un amago en este sentido la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, aunque lo enmendó en el mismo momento.

‘Due dilligence’ de Valls

El independentista ha comparecido ante la prensa para anunciar los primeros acuerdos que Eines de País, el equipo configurado dentro de la ANC, ha tomado en la organización de dinamización empresarial. El primero de ellos es activar una due dilligence sobre “los estados contables a final del mandato del anterior equipo”, el que lideraba Miquel Valls.

Canadell asegura que lo encargarán “en las próximas semanas” y que levantará las alfombras para ver la “situación contable” y saber si existe algún tipo de “responsabilidad” sobre algunos gastos. En el turno de preguntas ha admitido que no disponen de “ningún indicio” de cualquier posible malversación. También ha reconocido que ya disponen de un documento que está fechado a 31 de mayo y que “nos ha parecido normal”. “Queremos tener más tranquilidad”, ha justificado el presidente.

Departamento de estudios

Otra medida que ha activado es el encargo de los dos primeros informes que deberá publicar el departamento de estudio económicos de la Cámara de Comercio de Barcelona, que seguirá con Joan Ramon Rovira en la cabeza. El primero de ellos se publicará a finales de julio y versará sobre las inversiones extrajeras en Cataluña, ya que “los datos que da el Estado no representan la realidad”, asegura Canadell.

Pone por ejemplo las consecuencias económicas de la adquisición de Abertis por parte de Atlantia y ACS. “Supuso 14.000 millones de euros de inversión neta para Madrid, cuando entonces Abertis estaba en Madrid por lo que ya sabemos que pasó y se trata de un simple cambio de accionariado, no genera riqueza”, manifiesta. La nueva Cámara de Comercio iniciará este análisis con el cierre de 2018 y proseguirá con su actualización en los meses consiguientes para “ver la evolución productiva real, con empleos”.

Inversiones y coste de la independencia

Asimismo, ha anunciado que en octubre publicará otro documento sobre los “costes de oportunidad de la no inversión de los 3.800 millones de euros de la adicional tercera del Estatut” y que sacará del cajón otro análisis que se hizo en 2012 sobre las “consecuencias de disponer de un estadio propio en Cataluña que no se publicó”.

Los independentistas consideran que las tesis allí descritas “aún son vigentes” y  que aporta cuestiones de “vital importancia para la Generalitat” si quiere de verdad tomar el camino de construir la futura república catalana. La posición de Canadell y de la nueva cúpula de la Cámara de Comercio en este sentido está clara.

Defensa de la ANC

El presidente incluso ha defendido el registro de empresas afines al procés que ha lanzado la ANC, una iniciativa que él mismo ayudó a poner en marcha. “Se ha vendido como un boicot y no lo es”, ha manifestado, “busca fomentar las empresas catalanas arraigadas al territorio, con responsabilidad social y respeto al medio ambiente, algo que se debe ver en positivo”. “El problema lo tienen los titulares, no lo que pretende ser”, ha sentenciado.

La reunión del consejo ejecutivo de la Cámara de Comercio de Barcelona se ha celebrado antes de la recepción oficial del presidente de la Generalitat, Quim Torra, a todos los miembros electos en los comicios de las organizaciones de dinamización empresarial en Cataluña. Estaban invitados un total de 192 personas, los representantes de los plenos de las 13 cámaras catalanas.