Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una planta afectada por las heladas tras una ola de frío, en una imagen de archivo / EUROPA PRESS

El campo catalán espera a los peritos para poner cifras al impacto de la ola de frío polar

El Govern estima que existen 47.798 hectáreas dañadas por las heladas, aunque desconocen las pérdidas reales de los cultivos por los que los agricultores esperan pedir ayudas

4 min

Los agricultores tiemblan mientras esperan para conocer las pérdidas reales de sus cosechas tras las heladas en el interior de Cataluña durante últimos dos días. El Govern cifra en 47.798 las hectáreas de campo afectadas por las bajas temperaturas, aunque Unió de Pagesos pide aguardar al peritaje definitivo para fijar una cifra definitiva. 

Riego por aspersión, en la madrugada de este lunes, en una finca de melocotoneros de Corbins (Lleida) / UNIÓ DE PAGESOS
Riego por aspersión, en la madrugada del lunes, en una finca de melocotoneros de Corbins (Lleida) / UNIÓ DE PAGESOS

La Consejería de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalitat, encabezado por Teresa Jordà (ERC), estima, especialmente en el plano de Lleida, que las pérdidas en algunas fincas oscilarán entre el 80% y 100%. Las heladas de las madrugadas del domingo y el lunes han acabado con la producción de almendras y albaricoques, según el Ejecutivo catalán. Algo que se comprende al ser dos de los frutales que tienen una floración más temprana, entre febrero y marzo, y que en estos momentos se encontrarían con la semilla ya fertilizada y en plena fructificación.

Los daños y las pérdidas

“Han anunciado las hectáreas dañadas, pero todavía no está clara la afectación real”, aseguran fuentes de Unió de Pagesos a este medio, en referencia a las cifras facilitadas este lunes por la Generalitat. Por ello, tanto los agricultores como el sindicato han pedido realizar un peritaje, con el miedo puesto en las probables nuevas heladas durante las próximas noches.

Una vez se registren los daños reales y se tenga certeza de la producción perdida, se solicitarán las ayudas pertinentes, porque “todavía no está claro”, subrayan fuentes del sindicato agrícola. Los datos oficiales se conocerán en las próximas semanas, en el mejor de los casos, y a partir de ahí los fruticultores --los más afectados en estos momentos-- anuncian que decidirán qué hacer y a qué fondos o subvenciones se acogerán. Esto podría derivar en ayudas procedentes de la Unión Europea o del Gobierno, no exclusivamente de la Generalitat.

Botes de parafina quemándose en la madrugada del domingo en campos de frutales de Lleida para reducir los daños de la helada / ASAJ
Botes de parafina quemándose en la madrugada del domingo en campos de frutales de Lleida para reducir los daños de la helada / ASAJ

Pérdidas generalizas, agravadas por los precios

Unió de Pagesos alerta de “pérdidas generalizadas” en toda Cataluña, aunque las plantaciones que más están sufriendo esta ola de frío se localizan en la provincia de Lleida. Por ello, reclaman a la Administración que realice su propio recuento par indemnizar a los perjudicados, aunque en estos momentos el Govern tan solo ha facilitado estimaciones.

Mientras el sindicato sitúa las mayores pérdidas, de hasta el 100%, en fruta seca y los cultivos de peras en Les Garrigues (Lleida) y la Ribera d’Ebre (Tarragona), el Govern lo concentra en las almendras y los albaricoques ilerdenses. Todo ello, en casi 50.000 hectáreas que han sufrido temperaturas de hasta -6º, que han paralizado la fructificación de los campos catalanes y que se ven agravados, en el caso de las uvas y el vino, así como en otros productos, con los “precios extremadamente bajos”. Así lo denuncia Unió de Pagesos, que espera a los peritos para poner cifras a la glaciación de los cultivos y solicitar las ayudas necesarias que permitan sobrevivir al sector primario en Cataluña.