Menú Buscar
El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, en una imagen de archivo / EFE

La Cambra pide a los turistas de la costa que no visiten Barcelona

"Que se queden en la Costa Brava o la Costa Daurada, y si vienen, ​​que duerman o si no que paguen una tasa", afirma Miquel Valls, que ha indignado al sector turístico de Tarragona

3 min

El presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, ​​Miquel Valls, considera que la tasa turística que el Ayuntamiento de la capital catalana quiere imponer sobre los operadores turísticos para gravar las visitas de un día debería ser "cuanto más alta mejor" y ha pedido a los turistas de la Costa Daurada o de la Costa Brava que no visiten Barcelona. Las palabras de Valls, que se producen en pleno debate sobre la masificación turística, ha indignado al sector turístico de Tarragona.

En una entrevista a la ACN, Valls ha criticado los excursionistas que no pernoctan en la ciudad y no hacen gasto: "El que venga a ver esto como si fuera un parque temático que vaya a otro sitio. Si en la Costa Dorada tienen Port Aventura, si no se lo acaban aquello, por qué tienen que venir un día a Barcelona? ". "Este turismo no se necesita, (...) queremos turismo de calidad", ha asegurado.
Valls lamentó que Barcelona está viviendo una "especie de invasión turística" y aseguró que, de los 35 millones de visitantes que recibe cada año Barcelona, ​​17 no pasan ninguna noche. Ante estas cifras, el presidente de la Cámara de Comercio defensa "menos turistas y más calidad". Criticó que en muchas ocasiones estos excursionistas de un solo día "llenan la Rambla y la Sagrada Familia" pero "no gastan nada y incluso con el picnic de sus hoteles". Por ello, ha defendido que se promuevan medidas disuasorias.

La propuesta del Ayuntamiento

"Que se queden en la Costa Brava o la Costa Dorada, que no vengan a Barcelona. Y lo que venga a Barcelona, ​​que duerma o si no que pague una tasa" .Miquel Valls ha evitado proponer una cifra económica de lo que deberían pagar. El presidente de la Cámara ha remarcado que, como plantea el Ayuntamiento de Barcelona, ​​quien debe asumir esta tasa son los operadores que organizan las excursiones de un día en la ciudad. La intención del consistorio es que la nueva tasa, que aún debe concretarse, entre en vigor en 2018. Según aprobó la comisión de Economía y Hacienda a mediados de julio, los cruceristas no la pagarían, ya que ya abonan el impuesto turístico de la Generalidad. Tampoco aquellas personas que visitan la ciudad por su cuenta y no en paquetes organizados. Votaron a favor de la iniciativa todos los grupos municipales excepto Cs y PPC, que se abstuvieron.

 

Destacadas en Business