Menú Buscar
Cristian Bardají (i) y Miquel Valls (d) en la presentación del estado de infraestructuras del área metropolitana de Barcelona / CG

La Cámara denuncia la parálisis inversora por culpa de la pugna política

Sitúa el desarrollo de la autovía orbital B-40 y la mejora de Rodalies como puntos prioritarios para la transformación del área metropolitana

27.11.2018 12:20 h.
6 min

La Cámara de Comercio de Barcelona culpa por igual al Gobierno de España y a la Generalitat de Cataluña del problema del transporte de mercancías en el área metropolitana de Barcelona. Asegura que a pesar de haber pasado por ambas instituciones gobiernos de diferentes colores políticos, la "coordinación inexistente" entre ellos ha hecho que la red viaria y ferroviaria de la región haya tenido una ampliación tan reducida en sus infraestructuras. 

La institución catalana ha tomado como muestra un estudio que hizo en 2006 sobre las necesidades en la red de trenes y carreteras para la evolución del área barcelonesa en el transporte de mercaderías y pasajeros. En aquel entonces, denominó 28 "infraestructuras claves" que debieran haberse desarrollado para el impulso económico de la región. En la acutalidad, únicamente cinco de ellas están en funcionamiento completo. 

Necesidades desatendidas 

El presidente de la Cámara de Barcelona, Miquel Valls, ha destacado que las administraciones --"sin excepción"-- están “desatendiendo las necesidades metropolitanas” en lo que a movilidad se refiere, a nivel logístico. Y ha querido poner en valor que no es un tema que pueda derivarse de la pasada crisis económica. Es cierto que "en algunos años ha habido falta de dinero y recursos", pero también lo es que muchas de los proyectos "no se han ejecutado ni aunque haya habido" presupuesto para ello. 

Por ello se ha mostrado convencido de que el retraso de obras necesarias en el área metropolitana de Barcelona es consecuencia de un "problema de gestión" por parte de las instituciones políticas. En su opinión, la falta de coordinación "estratégica y operativa" limita el crecimiento económico de un área que "aspira a competir a nivel global". 

Principales reivindicaciones

A pesar de que la institución barcelonesa reivindica que todas las obras en red de ferrocarril y viaria por las que apostaron en 2006 son necesarias, el director del área de infraestructuras de la Cámara de Barcelona, Cristian Bardají, ha señalado dos de ellas como prioritarias: la autovía B-40 y la inversión en Rodalies.

Con respecto a la autovía orbital, llamada a ser el Cuarto Cinturón metropolitano, existe el compromiso de finalizar las obras entre Olesa de Montserrat y Viladecavalls. Por lo que quedaría pendiente el tramo entre Terrassa y Sabadell. Esta cirvunvalación cuenta con un coste presupuestario de 1.150 millones de euros según los datos proporcionados por la Cámara, si bien Valls ha destacado que este coste "se amortizaba en 5 años". Respecto al servicio de cercanías, la institución apuesta por mejoras que combatan la congestión en los accesos metropolitanos de Barcelona.

Servicio "deficiente" de Rodalies

El servicio de cercanías es ha experimentado una caída acumulada de viajeros del 7,2% entre 2006 y 2017, lo que contrasta con la creciente demanda de otros servicios de transporte público, según las cifras aportadas por la cámara. El metro ha crecido un 10,5%, el autobús un 8,6% y los Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) un 8,1%.

uso transporte publico barcelona

Evolución de la demanda de transporte público en el área metropolitana de Barcelona / CÁMARA DE COMERCIO

De hecho, el transporte público ha consolidado su ventaja respecto al transporte provado en la movilidad entre Barcelona y alrededores y el número de desplazamientos de conexión ha llegado a niveles vividos antes de la crisis. El auge de la movilidad a través del servicio público y los malos datos de Rodalies refleja las "deficiencias de funcionalidad" y de "conectividad" de la red de trenes.

Retos de futuro

La Cámara ha identificado la planificación "previsible, razonada y razonable" de las inversiones como el mayor reto de futuro de las infraestructuras de movilidad en el área metropolitana de Barcelona. Esta medida, junto a la anteriormente comentada coordinación entre administraciones, serán las claves que evitarán "que las obras se retrasen" y una mejora en la "efectividad" del transporte por carretera y por trenes.

Desde la Cámara han expresado que continuarán reclamando una mejora de las infraestructuras, claves para el desarrollo económico de una zona que genera el 65% de la economía catalana, según ha resaltado Valls. Sin embargo, son reservados con respecto a la evolución de este tema: "Sabemos cuándo llegarán porque somos realistas", ha declarado Bardají al tiempo que hacía referencia al retraso reflejado en el estudio presentado hoy. 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información