Menú Buscar
José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España / CdE

La Cámara de España tilda de “lamentable” la declaración política de Canadell

La organización carga contra la declaración institucional en la que llama al ‘paro de país’ y las consultas independentistas que se lanzarán este octubre

07.10.2019 19:51 h.
5 min

La Cámara de Comercio de España ha tildado de “lamentable” la declaración institucional promovida por la organización empresarial en Barcelona en la que se hace un llamamiento a una “verdadera respuesta de país” unitaria y con “impacto más allá de nuestras fronteras” tras la publicación de la sentencia del caso del 1-O. La institución encabezada por José Luís Bonet atribuye el mismo objetivo al proceso de consultas que su homólogo catalán, Joan Canadell, presentó el pasado viernes con cuestiones que son de nuevo alegatos independentistas.

“Ambas cuestiones serán tratadas en la próxima reunión del Comité Ejecutivo de la Cámara de España”, advierte en el manifiesto que se ha pactado. De esta forma, el líder del equipo de Eines de País (surgido de la ANC) se convertirá en el protagonista de la próxima reunión que tenga lugar en Madrid.  

Objeto de las cámaras de comercio

Las críticas de la organización central no se quedan aquí. Recuerda a la Cámara de Comercio de Barcelona que el objetivo de las organizaciones empresariales está regulado por ley e implica la “defensa del interés general del comercio, la industria, los servicios y la navegación”, cuestión que queda sobrepasada por los pronunciamientos políticos que se han hecho desde el cambio de presidencia en verano y los anunciados para las próximas semanas.

Joan Canadell, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona  / CG
Joan Canadell, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona / CG

Se deja claro el rechazo frontal a la declaración institucional que se presentó por sorpresa en un pleno bronco porque “queda fuera del antedicho objeto” y porque “no solo no defiende el interés general de las empresas, sino que quiebra principios constitucionales como la independencia judicial y la unidad de España”, advierte. Además, se deja claro que Canadell era conocedor de la materia.

Reunión del comité ejecutivo

La Cámara de España recuerda que el presidente de Barcelona estaba presente en el comité ejecutivo que se celebró en verano en que Bonet recordó que era “necesario” respetar la “debida lealtad institucional entre las Cámaras de Comercio y los principios constitucionales”.

Incluso se enumeró cuáles era porque no quedara ninguna sombra de sospecha: “Democracia; unidad nacional; monarquía parlamentaria; estado de derecho; principio de legalidad; separación de poderes y respeto a la independencia judicial; economía social de mercado --y dentro de ella la empresa como pieza clave del sistema--; estado del bienestar y estado de las autonomías”.

Toque a la Generalitat

A pesar de que Canadell estaba presente en el encuentro, ya que la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona le otorga representación en el comité ejecutivo central, declinó hacer ninguna intervención tras el alegato de Bonet. Cuestión que también se recuerda desde la Cámara de España.

La consejera de Empresa de la Generalitat, Àngels Chacón / EUROPA PRESS
La consejera de Empresa de la Generalitat, Àngels Chacón / EUROPA PRESS

Por otro lado, también recuerda a la Generalitat que es la encargada de tutelar la corporación de derecho público de la demarcación de Barcelona. Con todo, el único anuncio que se ha hecho desde la Consejería de Empresa y Conocimiento, encabezado por Àngels Chacón (JxCat), es que empieza a trabajar en la ley catalana de cámaras de comercio. Este martes la presentarán ante los líderes territoriales.

Llamamiento a la huelga

Los independentistas de Eines de País consiguieron sacar adelante la iniciativa política en el pleno de Barcelona con más apoyos que la sillas que dispone en el pleno, aunque persiste el baile de cifras en el recuento de las adhesiones.

Su objetivo actual es llevar al resto de cámaras catalanas el texto para que los respectivos plenos se adhieran a ello, aunque será un objetivo difícil de conseguir. Algunas de ellas, como la de Terrassa, ya han manifestado de forma abierta que no se sumará a la propuesta política.