Menú Buscar
El jefe de estudios económicos de la Cambra de Comerç de Barcelona,  Joan Ramon Rovira, y el presidente de la institución, Miquel Valls / EFE

La Cámara de Comercio prevé un crecimiento del 2,7% de la economía catalana en 2017

La creación de ocupación y el dinamismo del consumo tiran de la economía en Cataluña más que en el conjunto del país

4 min

La economía catalana ha crecido en 2016 un décima por encima del conjunto de España: un 3,3%. Con estos datos sobre la mesa y con las previsiones de productividad y empleo sobre la mesa, la Cámara de Comercio de Barcelona prevé un incremento del PIB catalán de la economía catalana del 2,7% para 2017.  

Este “crecimiento estable” se explica por diversos factores: “fortaleza en la creación de ocupación, dinamismo del consumo, condiciones financieras favorables y depreciación del euro”, según ha valorado el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls.

Más músculo que España y la UE

“La economía catalana se ha comportado mejor de lo que se esperaba”, ha celebrado Valls este lunes en Barcelona en la presentación del balance económico de 2016 y las previsiones para el próximo año. Respecto al ejercicio anterior, el crecimiento ha pasado del 3,4% al 2,9%.

La economía catalana no solo aguanta con más músculo que la española desde 2012, sino que además “crece el doble exactamente que en la zona euro”, ha señalado el presidente de la Cámara, una tendencia ya “habitual”.

“Crecemos más rápidamente porque lo hacemos desde un punto de partida más bajo”, ha reconocido el jefe de estudios económicos de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Ramon Rovira. El reto es ahora “cómo hacer sostenible un crecimiento equilibrado a lo largo de los años”, ha añadido.

Incertidumbre externa, estabilidad interna

Todos los sectores productivos crecen, liderados por el de los servicios. En particular, el turismo, que comportó 55,3 millones de pernoctaciones en Cataluña en 2016. “La industria y la construcción aún están lejos de los niveles precrisis”, pero incluso el sector del ladrillo remonta “a excepción de la obra pública”, ha matizado el presidente de la Cámara.

Por ahora, “la demanda interna compensa la subida del precio del petróleo”, según Valls, así como del resto de incertidumbres que presenta la política internacional, incluido el Brexit, las elecciones en Europa y el proteccionismo anunciado por el presidente de EEUU, Donald Trump. “En consecuencia, el comportamiento de la economía es bastante estable y seguirá igual en el primer trimestre de 2017”, ha proyectado el presidente.

Negación de la incertidumbre económica en Cataluña

En cuanto a las tensiones en las relaciones Cataluña- España, Valls ha descartado un gran impacto. “Desde el punto de vista económico, lo que necesitamos son unos presupuestos aprobados y ya los tenemos. Las incertidumbres ahora están en el terreno político. Todo el mundo tiene ya claro su techo de gasto y la aportación presupuestaria de la Generalitat y que eso se respetará sean cuales sean las condiciones políticas”, ha atajado.

La posición oficial de la Cambra es que “cualquier acuerdo tiene que ser legal y acordado con el Gobierno central, y de aquí la Cámara no se moverá”, ha recordado.