Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Mònica Roca, durante la inauguración del Hub Cambra Digital de la Cámara de Barcelona / EP

La Cámara de Comercio de Barcelona votará hoy a su nueva presidenta

El pleno ratifica de forma presencial a la sustituta de Joan Canadell tras los desencuentros internos por los disturbios

6 min

La Cámara de Comercio de Barcelona consumará este lunes el relevo en la presidencia de la corporación. En un pleno extraordinario, Mònica Roca, hasta ahora presidenta en funciones, será investida previsiblemente con la mayoría de los votos del consejo. Tres meses después de que su predecesor, Joan Canadell, abandonase el cargo para dar el salto a la política de la mano de Junts per Catalunya, Roca asumirá oficialmente la presidencia de la entidad de dinamización empresarial local.

Tanto el espacio como la fecha del acto han sido cuidadosamente escogidos para revestir de simbolismo la votación. La dirección pretende solemnizar la elección de Roca, primera mujer en acceder a la jefatura de la Cambra, haciéndola coincidir con el 8M y recuperando, además, la sala noble de la Llotja de Mar, cerrada durante meses por culpa de las restricciones sanitarias.

Bronca por los disturbios

Un ejercicio de institucionalidad con el que también se quieren restañar las brechas abiertas en el último pleno. En efecto, las diferencias entre los miembros de la candidatura independentista Eines de País --de la cual forma parte la propia Roca-- y los representantes del resto de listas electorales y patronales respecto a la respuesta orgánica tras los disturbios en Barcelona marcaron un punto de inflexión en el seno de la organización.

La tibieza inicial a la hora de denunciar los altercados provocó la indignación de una parte del consejo. La condena de los hechos no aparecía en el orden del día del plenario y en un primer momento la presidenta en funciones se negó a someter a votación un texto que le presentó uno de los representantes ajenos a los activistas. Finalmente, aseguró que pretendía consensuar un texto con las 12 organizaciones de dinamización empresarial catalanas restantes y, tras una tensión in crescendo, se advino a someterla a consideración de los presentes. No prosperó por la mayoría independentista. Fuentes consultadas por Crónica Global señalan que la falta de cintura de Roca tampoco ayudó a calmar los ánimos de todos los presentes. El Consejo de Cámaras catalán fue el que, por dos ocasiones (el 25 de febrero y el 2 de marzo), condenó "sin paliativos" la violencia desatada tras el encarcelamiento de Pablo Hasél.

Asistentes al acto "Basta, centrémonos en la recuperación", en la izquierda de la imagen, Mònica Roca, presidenta de la Cambra de Comerç

 

Asistentes al acto "Basta, centrémonos en la recuperación", en la izquierda de la imagen, Mònica Roca, presidenta de la Cambra de Comerç / PABLO MIRANZO (CG)

Votación presencial

Se espera que la tensión vaya a menos en el pleno de este lunes. Los 57 miembros del plenario --tres menos tras las salidas de Naturgy, Abertis y Catalonia Hoteles-- votarán de forma individual, nominal y secreta si respaldan a la nueva presidenta. La entidad cameral reconoce que no se llegarán a completar las sillas porque se prevén algunas bajas de empresarios que viven fuera de la ciudad --"no sabremos si asistirán hasta ese mismo día", señalaron las fuentes consultadas--. Además, la corporación ha informado de que Tacià Fité será el nuevo representante de Llonch Clima, que recogerá el testigo de su padre en el órgano de gobierno tras el triste fallecimiento de este. 

En esta ocasión, no se permitirá el voto telemático y se fijará un quorum en segunda convocatoria de 29 personas. La mayoría configurada por la candidatura independentista Eines de País asegura que la ratificación de Roca al frente de la corporación se realizará sin problemas. El pleno estará presidido por Jordi Cabrafiga, secretario general de Empresa y Conocimiento de la Generalitat.

Roca también dice "basta"

La andadura de Roca se ha iniciado no solo con un debate interno sobre los disturbios, sino también con la indecisión acerca de si acudir o no al gran acto patronal del pasado jueves contra la parálisis institucional y la violencia callejera. Bajo el lema Ja n'hi ha prou (Basta), más de 300 organizaciones empresariales se conjuraron para reclamar al Govern contundencia contra los vándalos y una hoja de ruta centrada en la recuperación económica.

La Cámara de Comercio de Barcelona deshojó la margarita hasta última hora del miércoles, cuando una llamada del presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, decantó la asistencia de Roca al evento. Su presencia no solo fue un espaldarazo a los promotores del encuentro, sino también un mensaje a los miembros del plenario de la Cambra: la urgencia económica también forma parte de la agenda de la nueva presidenta. Pese a que Roca no tomó la palabra --como sí hicieron representantes de Foment, Pimec, Barcelona Oberta, el Cercle d'Economia, Barcelona Global y FemCat--, su gesto no pasó desapercibido entre el empresariado catalán.