Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fachada de la Cámara de Comercio de Barcelona / EP

La Cámara de Comercio de Barcelona regula los plenos telemáticos

La reforma del reglamento de la entidad coincide con un nuevo conflicto por la ruptura de la neutralidad ideológica tras la detención de Puigdemont en Cerdeña

6 min

La Cámara de Comercio de Barcelona ha actualizado su régimen interno para adaptarse a las nuevas necesidades generadas por la pandemia del Covid-19. Tal y como apareció publicado ayer en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC), la entidad de dinamización empresarial local ha aprobado una serie de modificaciones reglamentarias para facilitar la asistencia telemática a los plenos. Una reforma que ha caído en pleno conflicto interno por el posicionamiento del organismo en favor del expresidente Carles Puigdemont tras su detención en Cerdeña el pasado jueves.

El nuevo reglamento fue aprobado el pasado 28 de julio en un pleno extraordinario, detallan fuentes internas de la institución. El encuentro se convocó específicamente para introducir estas enmiendas que se han vuelto corrientes en todo tipo de organizaciones tanto públicas como privadas desde que estalló la crisis sanitaria. Las modificaciones ya han sido validadas por la Consejería de Empresa y Trabajo de la Generalitat de Cataluña.

Equiparar los votos

La asistencia a distancia no estaba permitida hasta ahora por el reglamento de la Cambra. Pero la entidad había empezado a realizar las sesiones plenarias de forma híbrida, esto es, a través de una plataforma de videoconferencia y de forma física, debido a las restricciones sanitarias.

El cambio se introdujo para que los votos de las personas que acudían a los plenos de forma virtual también pudieran ser contabilizados. Así, en el máximo órgano de gobierno se ha normalizado el peso de todos los miembros, estén o no in situ en la fecha del encuentro.

Nuevo redactado

El nuevo redactado del artículo 9 establece que "los miembros del pleno tendrán el derecho de asistir, presencialmente o a distancia, a sus reuniones y el derecho de intervenir en ellas, votar y solicitar que conste en acte un resumen de sus manifestaciones". Para ejercer este derecho, solo hace falta que conste la petición previa del interesado ante el secretario general, que acreditará la identidad del miembro que no pueda estar físicamente en la reunión.

Asimismo, se han reformado los cuórums de constitución y de adopción de acuerdos con el mismo fin. Por último, también se ha previsto que las comisiones consultivas y los grupos de trabajo puedan funcionar a través de medios telemáticos.

Conflicto por Puigdemont

Unos cambios que, en conjunto, han modernizado el funcionamiento interno de la entidad, pero que han coincidido en el tiempo con otra riña interna tras el favor de la Cambra al líder independentista prófugo. El pasado viernes, difundió un comunicado en que denunciaban "la sensación de falta de seguridad jurídica, de cultura democrática y de respeto hacia las instituciones europeas que transmitía el Estado español" por la euroorden emitida por el Tribunal Supremo contra el expresident de la Generalitat fugado Carles Puigdemont.

Una nueva ruptura de la neutralidad ideológica que ha sido respondida rotundamente por el empresario José María Torres. El fundador de la empresa de telecomunicaciones Numintec ha manifestado su "desacuerdo" con el comunicado corporativo. "Le recuerdo, como he hecho en otras ocasiones, que el objetivo de las organizaciones empresariales está regulado por ley, y la función de las cámaras es asesorar a las administraciones públicas para el desarrollo del comercio, la industria, los servicios y la navegación", ha señalado el empresario en un escrito al que ha tenido acceso este medio. 

Ruptura de la neutralidad

"Estos órganos deben garantizar su imparcialidad y transparencia. Cuando se utiliza la institución para hacer política partidista se pervierte su función", asevera. En apelación directa a Mònica Roca, máxima dirigente de la entidad, el vicepresidente de la Fundación Pimec añade que "a la presidenta de una cámara, se le presupone que debería mostrar una especial diligencia en el respeto de la legislación, y desde la organización que preside no procede ni la defensa ni la promoción de comunicados que pongan en cuestión la aplicación de las leyes y obstaculicen el cumplimiento de las decisiones judiciales".

"Respetar la debida lealtad institucional, los principios constitucionales y sus funciones, distan mucho de su forma de actuar, pues incumple los fines que tiene encomendados en defensa de los intereses de todas las empresas que forman parte de la cámara como órgano consultivo y de colaboración con las administraciones públicas". Y concluye: "Le pido que centre su labor en la promoción y defensa de los intereses comerciales en Barcelona​, como objeto prioritario de su mandato, trabajando para que nuestras empresas mejoren su competitividad y consoliden el proceso de internacionalización".