Menú Buscar
El acto de campaña que ERC ha hecho este miércoles en Barcelona, mientras la sección de Empresa e Industria organizaba la mesa redonda con los candidatos a la Cámara de Comercio de Barcelona / EFE

ERC 'irrumpe' en las elecciones a la Cámara de Comercio de Barcelona

Los republicanos intentan organizar una mesa redonda de los cinco candidatos que concurrirán a los comicios con los militantes

18.04.2019 00:00 h.
5 min

La singularidad de las elecciones a la Cámara de Comercio de Barcelona que se celebrarán del 2 al 8 de mayo ha llegado al extremo de que un partido político surja a escena para proponer un debate entre los candidatos. Ha sido la sección de Empresa e Industria de ERC la que ha puesto la iniciativa sobre la mesa con fecha y lugar.

Antes de iniciar las vacaciones de Semana Santa, los republicanos han iniciado una ronda de contactos para conseguir el máximo de representantes posibles en una mesa redonda que tendrá lugar el próximo 30 de abril, dos días antes de que se inicien los comicios, en la sede de la formación en la calle Calabria de Barcelona. Fuentes del partido indican que los “posicionamientos independentistas claros” que se han promovido desde la lista que impulsa la ANC, que no peleará por la presidencia de la organización de dinamización empresarial, y los postulados que se defienden en la candidatura de Enric Crous y Pimec les ha animado a organizar el debate.

Crous y ANC confirman su presencia

Esto, y las demandas que les llegan de “militantes y amigos” sobre qué candidato es el más favorable al ideario que defienden los secesionistas. Las dos listas que están más próximas a su pensamiento político son las que han confirmado ya su presencia en el encuentro, señalan los mismos interlocutores.

Los portavoces de ERC también han hecho llegar invitaciones a los responsables de la candidatura encabezada por Carles Tusquets, la que lidera Ramon Masià y al movimiento 50 a 50 que reclama el liderazgo compartido entre hombres y mujeres de la institución. Manifiestan que aún no les han respondido, hecho que deja en el aire el formato final de la mesa redonda.

Acto interno

Los mismos responsables señalan que se plantea como un acto interno de partido para que los candidatos respondan a las inquietudes de la militancia. Explican que la sectorial de asuntos económicos de ERC ya ha promovido con anterioridad encuentros con empresarios catalanes y que los resultados han sido positivos para los asistentes.

También destacan la importancia de las elecciones camerales, especialmente decidir el futuro de la organización de la capital catalana. Cabe tener en cuenta que se trata de una entidad de derecho público y que su presidente tiene la llave de instituciones tan importantes como Fira de Barcelona o Turisme de Barcelona y está presente en multitud de órganos consultivos del Ayuntamiento y la Generalitat, además de tener acceso a la red cameral internacional.

La Cámara, altavoz independentista

Esta relevancia del cargo y la institución es el principal motivo de que tomar el control de la Cámara de Comercio de la ciudad se haya convertido en uno de los objetivos de los independentistas, que buscan convertir la organización en otro altavoz de sus reclamaciones. La lista impulsada por ANC lo afirma de forma clara hasta en su lema de campaña, Eines de país; mientras que Crous y sus allegados, Pimec y la patronal nacionalista Femcat, abrazan postulados cada vez más secesionistas a medida que han incrementado la tensión de la campaña electoral.

La pérdida del fair play en el empresariado catalán a raíz de estas elecciones es otra de las máximas del proceso. Se ha llegado al extremo del acoso y ataque a la candidatura rival, algo hasta la fecha era tan inédito como la politización de los comicios camerales.

Polémica con el voto electrónico

En el único punto que parece que hay consenso entre el grueso de los candidatos es en mostrar sus reticencias por el sistema de votación electrónica que ha promovido la consejería de Empresa y Conocimiento, liderada por Àngels Chacón (JxCat). El empresariado catalán mantiene sus dudas sobre el blindaje del sistema de votación en remoto, donde no se ha implementado un sistema de doble validación de identidad y se permite votar tan sólo con un certificado digital.

Por ahora, la Generalitat se resiste a modificar el proceso previsto y el Ministerio de Industria ha reclamado la información necesaria para verificar si cumple con la ley. Los ejecutivos advierten de que el modelo actual es pasto de la impugnación.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información