Menú Buscar
Miquel Valls, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona en una imagen de archivo / EFE

La Cámara de Barcelona aplaude que Sánchez reconozca la disposición tercera del Estatut

Aplaude el pacto alcanzado con Cataluña para saldar una deuda de 1.459 millones de euros en cuatro años

26.09.2018 12:41 h.
4 min

La Cámara de Comercio de Barcelona ha aplaudido este miércoles en un comunicado que el Gobierno de Pedro Sánchez haya reconocido parte de la deuda contraída con Cataluña por la disposición adicional tercera del Estatut. La organización presidida por Miquel Valls recuerda que esta ha sudo una de sus “reivindicaciones permanentes”. Apunta a que la inyección de 1.459 millones de euros en cuatro años servirá para “dar solución a la infrainversión histórica que sufre Cataluña”.

Pero, para ello, las dos Ejecutivos deben dar el visto bueno final al pacto. La Cámara asegura que es de “vital importancia” que el Gobierno y el Govern leguen a la ratificación final. Y que lo hagan en los términos que apuntó el vicepresidente de Economía catalán, Pere Aragonès. Es decir, la inclusión de una primera partida de 350 millones en los Presupuestos Generales del Estado de 2019 que irá directa a las infraestructuras catalanas.

Ampliar el pacto

Además de aplaudir el avance en la negociación que se ha abierto en la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales, la Cámara señala que se trata de un “primer paso” con Madrid. Recuerda que el cumplimiento total de la disposición del Estatut permitiría a Cataluña recibir 3.000 millones de deuda atrasada que corresponde al periodo de 2009 a 2013. La cifra actual sólo corresponde al ejercicio 2008.

“Se deben saldar en los presupuestos de 2020 y en los posteriores”, concluye el comunicado a los medios.

Aragonès se defiende

Aragonès también ha hablado este miércoles sobre el principio de acuerdo que ha alcanzado con Hacienda, que también incluye la conversión de 2.773 millones de pasivo de corto a largo plazo. Afirma que si finalmente el Gobierno de Sánchez no puede aprobar su proyecto de cuentas públicas, deberá “buscar otras fórmulas” para liquidar el pasivo en el capítulo de inversiones con Cataluña.

Se defiende de las voces más críticas del independentismo que le acusan de volver a la pantalla Pacto Fiscal. El republicano explica que su deber es ir donde se requiera para “defender hasta el último euro que sea nuestro”. “Debemos hacer del escepticismo una fuerza negociadora en la reunión para adquirid compromisos”, señala. Como definir un “calendario, las cantidades y el procedimiento”.

Derecho a decidir

Aragonès pone el acento en que no se trata de un “compromiso entre partidos político, es el de una Comisión que está regulada”. Recuerda que el marco institucional lo convierte en una medida que afecta a todo el Govern. Incluso manifiesta que un eventual cambio en ambos Ejecutivos no modificaría el contenido del pacto.

Para acallar las críticas, señala que el acuerdo económico “no sustituyen la negociación por el derecho a decidir o la autodeterminación”. Esta es la principal prioridad actual del Ejecutivo de Quim Torra.