Menú Buscar
Miquel Valls, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona en una imagen de archivo / EFE

La Cámara de Barcelona presenta beneficios por tercer año consecutivo

Miquel Valls deja para el futuro una institución saneada y patrimonialmente sólida después de conseguir reequilibrar los efectos derivados del cambio de modelo de financiación de las cámaras

5 min

Buenas noticias para la Cámara de Comercio de Barcelona. La institución –presidida por el empresario Miquel Valls desde el año 2002– ha presentado esta semana un beneficio operativo (ebitda) cercano al millón de euros y un superávit de más de 70.000 euros. El pleno de la entidad cameral ha aprobado por unanimidad la liquidación del presupuesto del año 2017, que refleja unos ingresos de 16,2 millones de euros y un crecimiento del 7,7% respecto al año anterior.

Este es el tercer ejercicio consecutivo en que la Cámara de Barcelona cierra su presupuesto con superávit tras unos años convulsos en sus cuentas. Los desequilibrios presupuestarios –también producidos en el resto de cámaras de comercio españolas– se debieron a un decreto aprobado por el gobierno de Zapatero, el cual suprimió las cuotas camerales obligatorias que debían pagar las empresas a estas entidades y que suponían una parte importante de sus ingresos.

Cambios tras el decreto socialista

Como consecuencia, la mayoría de cámaras de comercio de España entraron en déficit, una situación que ha sido solventada en el caso de Barcelona por los actuales órganos de gobierno de la institución. Desde la entrada en vigor del real decreto 13/2010, la Cámara de Barcelona ha sabido adaptarse a los cambios y ha reordenado su modelo de financiación a través de un incremento de sus ingresos por servicios prestados. Este hecho, junto con una drástica reducción de los costes de estructura y de contención del gasto, han permitido a la entidad volver a presentar unas cuentas saneadas y con un beneficio neto consolidado, una situación que viene repitiéndose desde el año 2015.  

Las cuentas anuales, auditadas por PWC, también reflejan que la Cámara cuenta con un patrimonio neto de 43,1 millones de euros y una gran liquidez, sin ningún tipo de endeudamiento bancario.

Institución saneada

El de 2017 se prevé que sea el último presupuesto que liquidan los actuales órganos de gobierno, puesto que las elecciones donde se renovarán los plenos de las cámaras catalanas están previstas para el año 2018.

Así pues, los órganos de gobierno salientes dejan para el futuro una institución saneada y patrimonialmente sólida después de conseguir reequilibrar los efectos derivados del cambio de modelo de financiación de las cámaras. Una labor del equipo directivo que ha sido reconocida de forma unánime por el pleno de la Cámara de Barcelona.

Actividad de la Cámara y sus delegaciones

La actividad de la Cámara de Barcelona no se circunscribe únicamente a la ciudad, sino que se extiende a lo largo de la provincia a través de sus diez delegaciones. Entre otros logros de este 2017, destaca el éxito de su Plan de Acción Internacional, donde han participado 821 empresas; la realización de más de 20 proyectos de dinamización mediante 31 asociaciones que engloban a más de 17.000 comercios, y la participación de más de 300 empresas en el programa "TIC cámaras". Por otra parte, se ha conseguido que 242 empresas del sector turístico hayan obtenido la certificación Biosphere, y que más de 260 empresas hayan participado en 31 talleres de turismo.

Además, la Cámara y sus delegaciones también ejercen un papel destacado y cada vez más importante en lo que a formación se refiere. Durante el pasado 2017, se han llevado a cabo 545 acciones formativas de ámbito empresarial con un total de 6.145 alumnos participantes, y más de 2.000 jóvenes han participado en los programas de ocupación que facilitan su inserción laboral.