Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Nadia Calviño, ministra de Economía en España / EP

Calviño asegura que hubo traición de varios ministros en la votación del Eurogrupo

La vicepresidenta de Economía dice que contaba con el apoyo de 10 de los 19 representantes del organismo

3 min

Nadia Calviño se quedó este jueves a las puertas de presidir el Eurogrupo después de que en la votación final los ministros de finanzas del Viejo Continente decidiesen que el irlandés Donohoe debe liderar el organismo en la nueva legislatura.

Tras digerir el resultado, Calviño ha valorado su derrota. En una entrevista concedida a Carlos Alsina en el programa Más De Uno, la vicepesidenta de Economía ha asegurdo que varios de sus colegas europeos faltaron a su palabra. “Teníamos asegurados diez votos, pero a la hora de la verdad algunos de los miembros cambiaron de opinión y de idea”, ha dicho.

Apoyo de los grandes países

No obstante, la vicepresidenta ha recalcado que la derrota en el Eurogrupo no “debilita el proyecto del Gobierno español” y ha puesto en valor que España ha contado “con los votos de los grandes países europeos”.

Precisamente, este hecho pudo lastrar la candidatura de la ministra. La propia Calviño ha recordado que “nunca antes había llegado al poder del Eurogrupo un país que tiene un importante peso en el PIB” por lo que “era un desafío complejo”.

Duras negociaciones

Respecto a la posibilidad de que España pierda fuerza en las negociaciones de los presupuestos y del fondo del rescate para luchar contra el coronavirus, Nadia Calviño ha separado los poderes de decisión. “No tiene nada que ver, las reuniones del Eurogrupo son informales, aunque tengan importancia y las negociaciones por el fondo común van por otro lado”.

En este contexto, la ministra económica augura momentos tensos de cara a las próximas reuniones que tendrán los países miembros de la Unión Europea.

Única mujer en la mesa

Por último, ha apuntado que el ser la única “mujer en la mesa del Eurogrupo” pudo tener consecuencias negativas.

Además, la vicepresidenta ha contado que el hecho de que el presidente saliente fuera un socialista (Mário Centeno) y de un país vecino (Portugal) tampoco ayudó para que se aupara como presidenta del Eurogrupo.