Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El futuro presidente de Caixabank y actual de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri (i), junto al consejero delegado del banco, Gonzalo Gortázar (d), en Valencia / CAIXABANK

El nuevo banco mantiene el nombre Caixabank por su cuota de mercado y su sinergia con la fundación

José Ignacio Goirigolzarri justifica la marca escogida por las sinergias que puede mantener con la fundación

3 min

Mucho se habló del posible nombre de la entidad que resultara de la fusión de Caixabank y Bankia. Finalmente, se mantendrá el nombre de la primera de ellas por diversos motivos que ha dado a conocer el que será presidente del primer banco del país, José Ignacio Goirigolzarri. Entre ellos, destacan su posición de liderazgo en cuota de mercado y su sinergia con el nombre de la fundación.

“Hemos decidido mantener Caixabank porque es una marca más asentada, porque tiene más cuota de mercado y porque tiene el nombre de la fundación, que tiene unas sinergias imprescindibles”, ha recalcado en la rueda de prensa de presentación del acuerdo entre ambos bancos que ha tenido lugar este viernes en Valencia. 

Más gastos

El presidente de Bankia también ha revelado que se ha decidido no incluir esta marca en el nombre final por los altos costes que tendría en adaptar la imagen visual. “Operativamente, supondría un gasto elevado”, ha sentenciado ante la prensa. 

El presidente de Bankia y futuro de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri, en la sede de la entidad en Valencia / CAIXABANK
El presidente de Bankia y futuro de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri, en la sede de la entidad en Valencia / CAIXABANK

Goirigolzarri, a su vez, ha señalado que el nombre de Bankia, históricamente, ha tenido un pasado oscuro asociado a la corrupción y entiende que el nuevo banco debe alejarse de toda duda. 

Cambio de percepción

Con todo,el presidente ha sacado pecho del trabajo realizado para mejorar la imagen pública de una entidad que desaparecerá. "En 2012 era una marca muy dañada”, ha explicado tras aplaudir el trabajo de "todos los trabajadores" para "revertir la situación" y poner en valor el nombre de la empresa en la sociedad. “Es el esfuerzo de todos”, ha sentenciado. 

Además, el que será nuevo número uno del nuevo banco ha incidido que el banco quiere estar representado en toda la geografía española y que, por eso, se mantendrán las tres sedes. “Barcelona, Madrid y Valencia tendrán un peso específico e importante aunque, de momento, es demasiado pronto para explicar sus funciones”, ha revelado. No ha incidido en el reparto de funciones que se darán entre las tres localidades, una de las demandas más repetidas especialmente desde la Generalitat. Los independentistas exigen que la sede social del banco resultante regrese a la capital catalana, cuestión que, por ahora, no está en los planes de la cúpula del banco que nacerá en los próximos seis meses.