Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Oficina de Caixabank / EP

Caixabank gana un 83% menos tras provisionar 400 millones por el coronavirus

La entidad financiera ha renunciado a los objetivos financieros de 2021, previstos en su plan estratégico, como consecuencia de la pandemia

4 min

Caixabank cerró el primer trimestre de 2020 con un beneficio atribuido de 90 millones de euros, un 83,2% menos que en el mismo periodo del año anterior, después de registrar unas provisiones extraordinarias de 400 millones de euros con vistas a cubrir los riesgos derivados de la crisis del coronavirus.

Esta circunstancia también ha hecho que la entidad financiera renuncie a los objetivos fijados para el próximo año en su plan estratégico a tres años que, precisamente, culmina en 2021. Previamente, Caixabank ya había reducido a la mitad el dividendo, al tiempo que su alta dirección había renunciado a la retribución variable, medida que afecta a 90 beneficiarios, entre ellos, el consejero delegado, Gonzalo Gortázar.

Más crédito a empresas

La estrategia de prudencia de Caixabank ante la crisis ha hecho que sus ratios de solvencia permanezcan notablemente por encima de lo exigido por el Banco Central Europeo (BCE), como es el caso de la CET1, que concluyó el primer trimestre en el 12%. Los activos líquidos totales se elevaron hasta 96.227, lo que supone un incremento del 7,6% en el trimestre. Mientras, la ratio de morosidad fue del 3,6%.

El crédito a la clientela bruto alcanza los 231.367 millones de euros con un crecimiento del 1,7% en el trimestre, como consecuencia del aumento del crédito a empresas. Desde el inicio del estado de alarma y hasta el 23 de abril, CaixaBank ha concedido 14.000 millones de euros al sector empresarial, al margen de las líneas ICO, destinados a facilitar la financiación de las grandes empresas, pymes, autónomos y emprendedores, ayudando a la recuperación del tejido productivo, según recoge la entidad en un comunicado.

Baja el crédito hipotecario

En cambio el crédito a particulares descendió un 1,6%, aunque el crédito al consumo logró mantener una evolución positiva del 1% gracias a su desempeño durante los dos primeros meses del año, que no contaron con impacto alguno de la pandemia. En cuanto a la actividad hipotecaria, registró una bajada del 0,9% aunque, en este caso, los efectos del coronavirus no se dejaron sentir tanto como el progresivo desapalancamiento de las familias, una tendencia que se había empezado a manifestar en los últimos trimestres.

En cuanto a las múltiples medidas que la entidad ha tomado con vistas a sus clientes como consecuencia de la crisis del coronavirus, más de 147.000 clientes de Caixabank han solicitado una moratoria hasta el pasado 23 de abril. En total, el banco ha gestionado 220.000 solicitudes: 95.000 de moratoria hipotecaria y 125.000 de consumo, que afectan a una cartera cuyo importe asciende a 8.500 millones.

Provisiones por ajuste de plantilla

El 90% de sus oficinas ha estado operativo desde la declaración del estado de alarma, el pasado 14 de marzo, con el establecimiento de turnos y de estrictas medidas para garantizar la seguridad tanto de los empleados como de los clientes.

En los resultados trimestrales de Caixabank también ha incidido el registro de provisiones por valor de 109 millones de euros referentes al proceso de prejubilaciones acordado a finales de febrero y que se enmarca en el acuerdo laboral alcanzado en mayo de 2019 para reestructurar la plantilla. Se trata de una circunstancia prevista; de hecho el banco llevó a cabo ajustes de este tipo en sus resultados anuales.

Destacadas en Business