Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un hombre habla por el móvil en una sucursal de CaixaBank  / CG

CaixaBank abrió 100.000 cuentas espejo para retener a clientes en Cataluña

Se calcula que entre todas las entidades se abrieron más de 300.000 y que salieron unos 10.000 millones de depósitos a otros bancos andorranos y españoles

3 min

CaixaBank ha aplacado parte de la crisis bancaria de octubre con 100.000 cuentas espejo. La entidad catalana abrió este tipo de cuentas desde el referéndum del 1-O y la posterior aplicación del artículo 155.

Desde el grupo liderado por Gonzalo Gortázar señalan que "la apertura de estas cuentas no supone una caída de negocio ni implica pérdida de clientes en Cataluña". De hecho, supone abrir una nueva cuenta con IBAN distinto, donde va a parar el dinero y los recibos del cliente, sin cerrar la original.

Frenar la fuga

Las entidades con más negocio en Cataluña (CaixaBank es líder seguida de BBVA, Sabadell y Santander) recurrieron a este tipo de cuentas para frenar la fuga de depósitos, que se hizo insostenible durante la primera semana de octubre.

Según publica VozPopuli, el cambio de sede de CaixaBank a Valencia, y de Sabadell a Alicante frenó esta tendencia, pero siguió habiendo preocupación entre los clientes por la posibilidad de un corralito. La hipotética opción de que esto ocurriera llevó a muchos clientes a llevar su dinero fuera de Cataluña, sobre todo a través de cuentas espejo.

Preocupación de los sindicatos

Las cifras de CaixaBank extrapoladas a todo el sector en Cataluña implicarían que hubieran abierto cuentas espejo entre 300.000 y 400.000 catalanes. Todo ello sin contar con los que retiraron sus depósitos --se calcula que salieron unos 10.000 millones, de los que ya se han recuperado parte-- con destino a entidades españolas y andorranas.

Los responsables de CaixaBank y Sabadell insistieron en las presentaciones de resultados del tercer trimestre que la fuga de depósitos ya se estaba corrigiendo y que respetaban la decisión de abrir una cuenta espejo, pero que lo veían innecesario.

Más allá de la tranquilidad que suponen para los clientes, las cuentas espejo preocupan en la plantilla de estas dos entidades, ya que hay oficinas que no saben si van a perder el bonus ganado durante el año por los depósitos perdidos (ya sea por fuga o por cambio de sucursal). Los sindicatos negocian soluciones. 

Destacadas en Business