Menú Buscar
Sedes de Caixabank y Bankia / FOTOMONTAJE DE CG

Caixabank y Bankia acuerdan el canje para desbloquear la fusión

Resuelto el principal escollo, las entidades aún deben afinar algunos detalles de la operación para que los consejos de administración la aprueben antes de que concluya la semana

6 min

La fusión entre Caixabank y Bankia está más cerca de concretarse. Ambas entidades han resuelto el, hasta el momento, gran escollo de la operación: una ecuación de canje que permitiera satisfacer los intereses tanto del Estado, en calidad de accionista mayoritario del banco que será absorbido, como de la Fundación Bancaria La Caixa, primer socio del grupo catalán.

En los últimos días, el proceso se ha centrado en este punto en el que las negociaciones habían encallado a lo largo de la pasada semana. El desbloqueo allana de forma notable el camino para la aprobación definitiva de la operación por parte de los consejos de administración, aunque aún quedan determinados aspectos por concretar, que no han podido solventarse antes por las complicaciones con el canje, lo que podría llevar la reunión de los órganos ejecutivos a finales de la semana.

Compromisos en el aire

El principal obstáculo para fijar el canje ha sido hacer compatibles los deseos de los principales accionistas de ambas entidades. Por un lado, el Estado planteó que a la hora de establecer el intercambio de acciones se tuviera en cuenta la revalorización registrada por Bankia al confirmarse oficialmente la existencia de las negociaciones para la fusión con Caixabank. La acción de Bankia subió más de un 30% durante la sesión posterior al anuncio. Caixabank también vio elevado su precio, aunque en una proporción menor (cerca del 12%).

La dificultad sobrevenida a la hora de atender a esta petición era que, al aplicar este canje, la participación de la Fundación Bancaria La Caixa (primer accionista de Caixabank con un 40%) en la entidad resultante quedaría por debajo del 30%. Eso supondría incumplir una serie de compromisos suscritos a tres bandas entre ambas partes, conjuntamente con Criteria, brazo inversor de la fundación, para dar lugar al grupo de consolidación fiscal de Caixabank.

Las oficinas históricas de Caixabank en Barcelona y de Bankia en Madrid / CG
LA ENCUESTA ¿Qué nombre debería tener el banco resultante de la fusión de Caixabank y Bankia?

Autorización del BCE

El hecho de que no salieran los números complicó las negociaciones, que las dos entidades financieras involucradas en la operación quieren finalizar cuanto antes. La solución acordada en las últimas horas pasa por que la Fundación Bancaria La Caixa supere, de forma provisional, el 40% que actualmente posee en Caixabank.

Para cuadrar el canje, basta con un leve incremento de participación, que ni siquiera llega al punto porcentual adicional, pero requería la autorización por parte del Banco Central Europeo (BCE). Un trámite realizado sin premura de tiempo dado que el organismo emisor respalda de manera firme la operación y no escatimará en facilidades para que finalmente pueda llevarse a cabo.

El mercado lo ratifica

En las últimas cuatro sesiones bursátiles, el comportamiento de los títulos de Caixabank y Bankia ha sido muy similar, lo que hace pensar que el mercado da por buena una ecuación de canje de, aproximadamente, 3 a 1.

De esta forma, la operación se dirige a buen ritmo hacia el próximo de sus hitos más destacados: la aprobación de la misma por parte de los consejos. A última hora del martes no había constancia de su convocatoria, aunque ambos organismos están preparados desde hace unos días para reunirse en cualquier momento.

Refuerzo de la ratio de capital

Las complicaciones a la hora de buscar una salida al problema de la ecuación de canje han orillado cuestiones que, pese a ser menos farragosas, también tienen que llegar resueltas a la mesa de los consejos, con lo que hay un buen número de probabilidades de que las reuniones sean finalmente en los últimos días de la semana.

En paralelo, Bankia ha recibido la buena noticia de la aprobación por parte del BCE de los modelos internos de cálculo del riesgo de crédito de la cartera hipotecaria minorista de la entidad, lo que le permitirá elevar su ratio de capital CET 1 fully loaded hasta el 14,87%.

Plan estratégico

La solicitud de Bankia no está relacionada con la fusión, sino que data de octubre de 2018 y, de hecho, estaba incluida en el plan estratégico 2018-20.

La respuesta del BCE también estaba prevista para el tercer trimestre del año, con lo que ha llegado en tiempo y forma. Y, además, puntual para un momento histórico de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri.