Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Artur Mas y Carles Puigdemont, ante una oficina de la Caixa d'Enginyers en un fotomontaje / CG

Caixa d’Enginyers, el último asidero del Govern para pagar las fianzas del ‘procés’

La Generalitat sondea al grupo que 'aguantó' la inestabilidad en Cataluña de 2017 para avalar el fondo que pagará al Tribunal de Cuentas

8 min

Un nombre: Caixa d'Enginyers. El grupo financiero que aguantó hasta el final la fuga de depósitos de 2017, en plena amenaza de declaración de independencia unilateral (DUI) en Cataluña, es el último resorte del Govern para avalar el fondo de rescate independentista que pagará las fianzas que el Tribunal de Cuentas (TdC) reclama a 34 ex altos cargos por los gastos de internacionalización del procés

En un día en el que la instructora del TdC dudó sobre la legalidad del aval prestado por el Instituto Catalán de Finanzas (ICF) al fondo, y que el Govern defendió a capa y espada, la Generalitat de Cataluña aseguró ayer que "seguía negociando" para encontrar un banco privado que sustituyera a su grupo financiero. No dijo con quién, pero fuentes bien informadas apuntan a un nombre, dos a lo sumo. Uno de ellos es Caixa d'Enginyers.

"Confiaban en ellos"

Las voces consultadas recuerdan que el Departamento de Economía y Hacienda "sondeó" a Caixa d'Enginyers en la primera fase de búsqueda de una garantía para el Fondo Complementario de Riesgos, el fondo de rescate secesionista que busca ayudar a que los ex altos cargos respondan a las responsabilidades pecuniarias que les pide el tribunal. "Era su carta número uno y, casi, la única. Confiaban en esta caja para avalar el fondo, pues es la única que se acerca a las tesis nacionalistas", indican las voces consultadas. Preguntada por ello, la consejería que pilota Jaume Giró ha preferido no comentar al respecto. 

¿Por qué no entró Caixa d'Enginyers en la operación? "Por dos motivos. Uno, el de solvencia. Nadie garantiza que si financias o avalas con tu dinero lo mantendrás, pues nadie ha hecho un análisis de riesgo de los 34 avalados", explican las mismas voces. Existe otro motivo. "La reputación. Ningún banco o caja privados quiso sumarse a una operación que presenta dudas sobre su legalidad desde el inicio, y que podría terminar en proceso penal", precisan fuentes conocedoras de los movimientos del Govern y el ICF. 

La caja: "No comentamos operaciones"

Preguntada sobre la cuestión, una portavoz del banco ha indicado que "la política de Caixa d'Enginyers es no comentar ninguna cuestión que afecte a operaciones y clientes". La misma fuente corporativa ha recalcado que ello "sitúa al grupo en línea con el estándar del mercado". Una industria, la financiera, en la que la discreción lo es todo. Desde la entidad admiten que otras compañías sí han señalado públicamente que no avalarán el Fondo Complementario de Riesgos, pero la caja catalana prefiere no comentar en una dirección u otra. 

¿Por qué no entró Caixa d'Enginyers en la operación para avalar a los 34 encausados vía Govern? ¿Fue una cuestión de reputación, el miedo a perder clientes en el resto de España? Preguntada por el número de socios --se trata de una cooperativa de crédito--, la portavoz del grupo financiero se remite a la última asamblea de la firma, celebrada en diciembre de 2020. En el cónclave se dio a conocer que la caja de ingenieros tiene 209.748 socios, el 2,8% más que en 2019. El grupo creció a un ritmo del 10% en Cataluña tras 2017, cuando algunos bancos se marcharon del territorio, así como otras 3.000 empresas

En el pasado sí figuraron

Sea como fuere, Caixa d'Enginyers sí tuvo puntos de concomitancia con el nacionalismo catalán en el pasado. Tras un 2017 turbulento en Cataluña en el terreno empresarial, con la región perdiendo sus bancos y las sedes de grandes y pequeñas empresas, la enseña aseguró que prefería estar "enraizada en el territorio". Su presidente, Josep Oriol Sala, deslizó que "fueron otros los que tomaron decisiones", no ellos, en su asamblea anual. Antes, la caja se había resistido a emitir un comunicado sobre un posible cambio de sede si el entonces presidente catalán, Carles Puigdemont, declaraba la secesión unilateral. Finalmente, lo hizo. 

El independentismo catalán premió aquella renuencia y, en pequeña proporción, cambió algunos depósitos a Caixa d'Enginyers. El grupo aumentó un 50% su número de socios tras 2017, según cifras propias que avanzó Ara. En aquel momento se explicó la expansión del grupo financiero por su papel tras el 1-O y el rol de Joan Vallbé Ribera, expatrono de la Fundació Caixa d'Enginyers y, también, vocal de Òmnium Cultural en la dirección de la entidad pseudocivil. La ANC ahondó en esa cercanía de la caja con el soberanismo y depositó con un cheque de la cooperativa de crédito los 150.000 euros de fianza que pidió el juez para liberar de forma temporal a Carme Forcadell, expresidenta del Parlamento catalán, que en aquel momento estaba en prisión provisional. 

El expresidente catalán, Artur Mas, con el también ex jefe del Ejecutivo / EP

El expresidente de la Generalitat Artur Mas, junto a sus sucesores Carles Puigdemont y Quim Torra / EP

"No hay plan b"

Así las cosas, sea el ICF, Caixa d'Enginyers o cualquier otro banco el que avale el fondo de rescate independentista que pague las fianzas que pide el Tribunal de Cuentas por los gastos exteriores del procés en Cataluña, lo cierto es que si el Tribunal de Cuentas tumba la operación de ICF y Govern "no hay plan b". Lo dicen voces cercanas a la financiera pública de la Generalitat de Cataluña, que alertan de que "el ICF solo presta o avala, y si el TdC rechaza el aval, lo siguiente sería transferencias directas a las cuentas de los encausados, lo que constituiría una ilegalidad flagrante". 

Ocurra ello o no, harto improbable, por lo pronto las voces consultadas subrayan la "preocupación" que se respira en la agencia financiera regional por el uso que ha hecho el Govern de esta institución. Esa intranquilidad reina en la empresa pública a la espera de que el fiscalizador decida si acepta o no los avales, y mientras se aguarda también si el Consejo de Garantías Estatutarias (CGE) da el visto bueno al decreto-ley de creación del Fondo Complementario de Riesgos. En el primer caso, se espera a un informe de Abogacía del Estado. En el segundo, la respuesta será el jueves.