Menú Buscar
El hotel Rialto de Barcelona de Grupo Gargallo lo opera Hotusa; ambas cadenas han trasladado su sede social de Cataluña / CG

El 'procés' y su resaca se llevan siete cadenas hoteleras de Cataluña

El traslado de la sede social de Grupo Gargallo, que llevaba 65 años operando en Barcelona, un último mazazo que el sector ve "preocupante"

5 min

Siete cadenas hoteleras han dejado Cataluña durante el proceso independentista y su resaca. La última, Grupo Gargallo, formalizó ayer lunes, 15 de enero, el traslado de su sede de Barcelona a Aragón, consolidando una tendencia de fuga de cabeceras que el sector turístico ve "preocupante".

Desde que en noviembre de 2015 Derby Hotels, que preside Jordi Clos, máximo dirigente del Gremi d'Hotels de Barcelona, se llevara su sede a Madrid, otras seis cadenas han seguido sus pasos. Son Único Hotels (el mismo año), Hotusa y Axel Hotels (2017) Best Hotels, Continental Hotels Hispania y la propia Gargallo (2018).

Todas ellas han apostado por la capital, salvo Best, que ha instalado su domicilio a efectos fiscales en Benalmádena (Málaga) y la histórica cadena barcelonesa, cuya matriz, Promociones Turísticas Gargallo, ha recalado en Mora de Rubielos (Teruel).

"Problema de imagen y fiscal"

Según José Luis Montalvo, de Atlanteia Ethical Property & Investment Advisors, ello supone un doble problema. "A nivel operativo las consecuencias son pocas. Pero repercute a nivel de imagen y fiscal, ya que la comunidad autónoma dejará de recaudar algunos impuestos", ha indicado.

El directivo considera que los cambios de sedes sociales son "la punta del iceberg de algo mucho más grave: el declive del sector". Desde su punto de vista, el ciudadano y empleado turístico de a pie lo notará "cuando empiecen a no renovar los contratos costeros o de temporada" en Cataluña.

"Cambiar el domicilio social o fiscal, en el fondo, esconde otras tendencias como que el turismo de congresos o de salud crecerán en el resto de España a costa de Cataluña. O que el número de viajeros del Imserso o estudiantes que eligen hacer un máster o un doctorado en la región podría caer", ha concluido.

"Algunas ya no volverán"

Uno de las que vive en propia piel esa zozobra del mercado por las heridas del postprocés es E. Comanda una pequeña cadena barcelonesa y prefiere aportar su versión desde el anonimato. "En nuestro caso también se planteó trasladar la sede fuera de Cataluña, pero el arraigo nos frenó", ha admitido.

En su opinión, la marejada en el sector turístico regional "se ha estabilizado un poco" desde el último trimestre del año, cuando la caída de ingresos de esta enseña se situó casi en el 20% en comparación al año anterior.

¿Ha capeado la hotelería catalana el temporal? "En absoluto. Un funesto último trimestre del año descuadró los presupuestos de las marcas. El primer trimestre de 2018 dependerá del Mobile World Congress. Después, ya veremos", ha avisado el directivo.

Las cadenas hoteleras que se van de Cataluña "lo hacen motivadas por la esperanza en futuras exenciones fiscales para regresar", aunque reconoce que algunas de las grandes cabeceras "ya no volverán".

"Lo peor: seguir en la incertidumbre"

Inquirido sobre la cuestión, el sindicato UGT ha indicado que los cambios en el Registro Mercantil no inquietan. "Lo importante es que los hoteles se quedan aquí y, con ellos, el empleo", ha indicado un portavoz de la Permanente de Hostelería y Turismo de la agrupación.

Por contra, el consultor Alberto Galloso, socio-director de Soluciones Turísticas, sí ve grave la fuga de firmas. "Las cadenas hoteleras no pueden deslocalizar sus activos. Pero sí pueden trasladar su sede para resguardarse", avisa.

El ejecutivo cree que el mercado "otea a Cataluña con mucha preocupación, pues la inseguridad política y social no tiene visos de remitir". Galloso advierte de que las cadenas, además de inscribir sus sedes fuera de la región, empiezan a sopesar descapitalizarse en el territorio.

"Aparecen en el mercado activos a buenos precios. Ello era impensable un año atrás, en plena burbuja hotelera en Barcelona. Y otra tendencia: operadores que estudian retirarse de hoteles-enseña porque no aguantan la caída de negocio. Pagan elevados alquileres y sueldos y su cuenta de explotación no soportará otro trimestre negro", ha concluido.