Menú Buscar
Un taxi de Barcelona denuncia la competencia de las licencias VTC / CG

Cabify gana a los taxistas de Madrid en los juzgados

El juez desestima la reclamación por competencia desleal, aunque hay 20 días para presentar recurso de apelación

15.06.2017 18:46 h. Actualizado: 15.06.2017 18:47 h.
2 min

Maxi Mobility Spain, la compañía de la que cuelga el servicio de transporte Cabify​, acaba de ganar en los juzgados una demanda interpuesta por los taxistas de Madrid por competencia desleal. La federación tiene 20 días para presentar recurso de apelación.

El juez en sustitución del Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid desestima “íntegramente” la demanda interpuesta por la Federación Profesional del Taxi de Madrid contra este servicio que conecta vehículos y clientes.

Pedían el cese inmediato de la actividad

Los taxistas denunciaron que las prácticas de Cabify son desleales e infringen la legislación de competencia desleal por violación de las normas en materia de transporte de pasajeros. Pedía, por ello, el “cese inmediato de las prácticas desleales, consistentes en la utilización de la app de Cabify​ para la puesta en contacto de los clientes con los vehículos”.

En 2015, el juez ya desestimó las medidas cautelares que pedían los taxistas, relacionadas con el cese y prohibición de la prestación y adjudicación de servicio de transporte de viajeros en vehículos de alquiler con conductor (VTC), restricciones en el uso de la app o el cese de todo tipo de publicidad en la que se realizasen referencias comparativas con el sector del taxi.

Lagunas del marco legal aplicable

El juez estima que las normas supuestamente infringidas no imponen obligaciones a Cabify, sino a los titulares de VTC. Tampoco puede demostrar que la demandada haya inducido a los titulares de estas licencias a cometer ninguna infracción —como circular captando clientes o sin hoja de ruta— y, en cualquier caso, no resulta acreditado que Maxi Mobility Spain haya obtenido ventaja alguna.

Entre los argumentos destaca también que “las lagunas del marco legal aplicable a las plataformas de intermediación en los servicios de transporte discrecional permiten concluir la existencia de serias dudas de derecho en la presente reclamación”.