Menú Buscar
Un trabajador en una siderúrgica de China, el principal productor de acero mundial / EFE

Bruselas impone aranceles al acero chino para evitar el ‘dumping’

La Comisión Europea impone peajes entre el 43% y el 81% de forma provisional a los importadores que detectó que intentaban hacer un roto en el mercado

2 min

La Comisión Europea ha impuesto este lunes un arancel provisional a los importadores de tubos sin soldadura y tuberías de hierro y acero procedentes de China tras detectar que se vendían en el continente a un precio por debajo de su coste de fabricación. Las firmas que se ocupaban de ello incurrían en dumping para ahogar a la competencia y hacerse con el control de una actividad con clientes como centrales eléctricas, constructores o la industria petrolera y gasista.

Bruselas investigaba el caso desde mayo. En un comunicado, indica que las tasas provisionales “darán un respiro” a las acereras europeas que denuncian desde hace años que los productos chinos incurren en competencia desleal. Para que no haya dudas sobre su intención, ha impuesto unos aranceles que oscilan entre el 43,5% y el 81,1%.

Seis meses de revisión

Se abre ahora un nuevo periodo de medio año en el que las autoridades comunitarias deberán decidir si la medida se convierte en definitiva. En ese caso, se aplicarían a lo largo de los próximos cinco años.

Los acereros europeos presionan para que ocurra en esto sentido. No es la primera ocasión en que se decide aplicar una medida en este sentido ante empresas del mismo sector procedentes de China. Hay tres precedentes y el Ejecutivo comunitario ha iniciado otros 14 expedientes.

40 investigaciones abiertas

La Comisión tiene en marcha 40 investigaciones comerciales para decidir si algunas compañías han actuado contra el libre mercado y la competencia con políticas de dumping o de excesivos subsidios de sus Gobiernos de referencia. De todos ellos, 18 son de productos procedentes de China.

Los mecanismos de defensa comercial están en revisión. Los ministros de comercio de los socios comunitarios intentaron sin éxito este mes alcanzar un consenso sobre las fórmulas que se usarían para modernizarlos. La cuestión se abordará de nuevo en diciembre.