Menú Buscar
La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, en una imagen de archivo en Bruselas

Bruselas abre otro expediente a Luxemburgo por el trato fiscal a McDonald's

El Ejecutivo comunitario sospecha que la multinacional también se benefició de ayudas para evitarse pagar el pago del impuesto de sociedades desde 2009

4 min

La Comisión Europea anunció este jueves que inicia una investigación formal contra Luxemburgo por las ayudas fiscales que presuntamente brindó a McDonald's. La multinacional estadounidense se une así a la lista de grandes corporaciones que habrían incurrido en el escándalo del tax rulling para eludir hacer frente a todas las relaciones tributarias de la UE con pactos bilaterales con ciertos estados.

En el caso de McDonald’s, se habría ahorrado el pago del impuesto de sociedades desde 2009. Bruselas debe evaluar si las autoridades de Luxemburgo establecieron excepciones impositivas, de acuerdo con el acuerdo sobre doble imposición que mantiene con Estados Unidos, que le dan ventaja competitiva respecto a otras compañías en una situación legalmente comparable.

Control de las franquicias

La multinacional de comida rápida controla desde Luxemburgo que las franquicias que operan en Europa y Rusia paguen los derechos por uso de la marca y servicios asociados. También se ocupa de las decisiones estratégicas de la empresa que tiene dos ramas: una en Suiza y otra en Estados Unidos, sin actividad real.

McDonald’s Europe se beneficiaba de dos acuerdos fiscales. En un primero, Luxemburgo confirmó que la compañía no tenía que pagar impuesto de sociedades en el país porque los beneficios estaban sujetos a imposición en EEUU. Debía probar cada año que los ingresos transferidos eran declarados y se liquidaban los impuestos, a pesar de que no eran tributados en EEUU. 

Polémica en el segundo pacto

El segundo, que fue solicitado por la multinacional, para que el Estado le mantuviera la liberación de pagar impuestos. Gracias a este pacto, McDonald’s dejó de tributar en Luxemburgo y en EEUU desde 2009 en la tasa de sociedades sin tener que justificar nada ante las autoridades del Estado comunitario.

La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, aseguró en un comunicado que los pactos “deben ser examinados muy cuidadosamente”. Evita cuestionar abiertamente el régimen fiscal de Luxemburgo, el país del que fue responsable de Finanzas primero y presidente después el máximo líder del actual Gobierno comunitario, Jean Claude Juncker.

Investigaciones ya abiertas

El caso de McDonald’s se une a las investigaciones que Bruselas tiene abiertas sobre el trato fiscal de Amazon en el mismo país y de Apple en Irlanda, además del régimen fiscal de Bélgica.

La cruzada de la Comisión contra el tax rulling ya propició multas a Fiat y Starbucks, que deben devolver 20 y 30 millones, respectivamente, por los acuerdos que firmaron con Luxemburgo y Países Bajos. El ministro de Economía holandés, el también presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, reclamó el fin de semana que no se forzara a devolver las ayudas por la presunta falta de justificación real de las presuntas ayudas fiscales.

Bruselas aún no ha atendido a la petición de Dijsselbloem.