Menú Buscar
Antonio Brufau, presidente de Repsol / EP

Brufau pide al Gobierno un gran pacto industrial y un nuevo ‘plan Renove’

Repsol insiste en que mantiene su objetivo de ser una compañía neutra en carbono en 2050 pese a los efectos económicos de la crisis del coronavirus

4 min

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha instado al Gobierno a dirigir las medidas para combatir los efectos de la crisis del Covid-19 en la economía al sector industrial y, especialmente, al sector del automóvil, para el que ha solicitado un programa de ayudas a la compra de nuevos vehículos, el comúnmente conocido como ‘plan Renove’.

Durante la junta de accionistas de la empresa energética, que se ha desarrollado por vía telemática por motivos de seguridad, Brufau ha explicado que este plan debería estar especialmente dirigido a los vehículos que se fabrican en España, con incidencia en aquéllos que incorporan motores híbridos, con el fin de contribuir al mismo tiempo a la lucha contra el cambio climático, con la que Repsol está comprometida desde hace tiempo. Además, el programa debería contar con un horizonte normativo estable para favorecer la atracción de inversiones.

La industria "nos tiene que sacar de ésta"

Ataviado con mascarilla y guantes higiénicos, Brufau ha querido enmarcar esta petición en una más global, referida al sector industrial en general que, bajo su criterio, deberá ser el que saque a España de la notable crisis económica en la que se ha visto inmersa por la incidencia de la pandemia. En este sentido, el presidente de Repsol ha clamado por la consecución de “un gran pacto para la industria”.

“Nuestra economía es muy dependiente del turismo, de la construcción y de la industria. Con el primero no podremos contar a corto plazo, la segunda se verá penalizada por su elevado componente cíclico. Por lo tanto, nos queda la industria”, ha explicado Brufau, que la considera vital para evitar que el tejido productivo quede dañado por la actual situación.

Los modelos alemán y coreano

En este sentido, el presidente de Repsol se ha mostrado convencido de que “como ha sucedido en otras ocasiones, serán las exportaciones industriales las que nos saquen de ésta”, por lo que ha sugerido al Gobierno seguir el modelo de países como Alemania y Corea del Sur; eso sí, con una seria advertencia: “El 80% de nuestras ventas al exterior son industriales. Si dejamos que caiga la industria exportadora, vendrán otros a ocupar ese lugar”.

Por su parte, el consejero delegado de la compañía, Josu Jon Imaz, ha incidido en la idea de un plan de estímulo para la compra de vehículos y ha recordado que uno de los factores que inciden negativamente en el esfuerzo por reducir emisiones de gases contaminantes es el envejecimiento del parque automovilístico, consecuencia de la anterior crisis.

Mantiene sus objetivos

“No podemos permitir que suceda lo mismo de nuevo y que una situación como ésta incremente aún más la antigüedad media de los coches”, ha apuntado, junto al dato de que el actual parque móvil en España tiene una edad media cercana a los 13 años.

A preguntas de algunos accionistas, Imaz ha sido contundente al afirmar que Repsol sigue comprometida con el objetivo de ser una empresa neutra en carbono en 2050 y que la crisis del Covid-19 no desviará ni un ápice los planes de la compañía para este objetivo que “estoy seguro de que vamos a conseguir”.