Menú Buscar
Josu Jon Imaz y Antonio Brufau (derecha), durante la junta general de accionistas de Repsol celebrada este viernes.

Brufau carga contra el coche eléctrico: "Es falso que tenga cero emisiones de CO2"

Isidro Fainé y Gonzalo Gortázar, reelegidos como consejeros de Repsol por la junta general de accionistas

4 min

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, denunció este viernes en la junta general de accionistas de la petrolera que el coche eléctrico no es limpio, dado que emite CO2 al consumir electricidad, si ésta a su vez se genera con carbón. "Lo de las cero emisiones del coche eléctrico es falso", señaló Brufau.

"Alemania subvenciona el coche eléctrico, y es un país donde el 45% de la generación eléctrica se hace a partir del carbón, por lo que se puede interpretar que están subvencionando esta energía", subrayó.

Brufau también pidió que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) "desaparezca como cártel" y el sector energético se rija "por el mercado libre".

Tras calificar de "moda" el cambio climático, el presidente de Repsol defendió al petróleo frente a la energía eléctrica, que supone el 30% de las emisiones de CO2, mientras el transporte sólo aporta el 16%. "Si no hacemos nada, las emisiones no se incrementarán, pero tampoco se reducirían de forma importante".

Volver al nivel de 1975

"Si queremos que no aumente la temperatura en más de dos grados (como concluyó la cumbre de París), en 2050 deberíamos haber bajado las emisiones un 50%, es decir, a 450 partículas por millón, que es como estábamos en 1975", manifestó el presidente Brufau. Eso significa que solo se puede crecer en energía un 0,4% anual hasta 2035.

Ante esas perspectivas, todas las fuentes de energía serán necesarias en el futuro, con un papel creciente del gas y una paulatina reducción del petróleo, aunque entre ambas aportarán más del 50% de la demanda final. Ese 50% de la contribución de la eficiencia energética será necesaria para alcanzar escenarios compatibles con el acuerdo de París.

Ante eso, Repsol se declara comprometida. Hay cuatro retos que no se pueden abandonar, según Brufau: seguridad de suministro; la energía debe ser competitiva; sostenibilidad del planeta, y accesibilidad y universalidad (todo el mundo tiene derecho a disponer de energía).

Resultados

Brufau justificó los malos datos y las pérdidas de 1.227 millones en las provisiones que ha tenido que hacer la compañía por valor de 2.957 millones y en el reparto de 0,80 céntimos por acción. La empresa petrolera española había hechos sus cálculos basándose en que el precio del barril estaría por encima de los 50 dólares, pero el pasado año el precio fue bastante inferior.

Para el futuro se espera que la demanda de energía siga creciendo en todos los escenarios. En 2015 se produjo un desajuste de casi dos millones de barriles diarios entre oferta y demanda (96,5 millones de oferta por 94,7 de demanda), quedando la producción OPEP determinada por los incrementos en Irak y Arabia Saudí. Se espera la estabilización de la oferta para el año 2016 y el crecimiento de la demanda, la diferencia se mantendrá en 600.000 barriles más de oferta. También se prevé una recuperación de los precios desde finales de este año.

Renovación de Fainé y Gortázar

La junta general de accionistas aprobóla reelección como consejeros del presidente de Caixabank, Isidro Fainé, y del consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar, ambos por el plazo estatutario de cuatro años.

Fainé, vicepresidente primero de la petrolera, fue nombrado consejero de Repsol en diciembre de 2007 y posteriormente ratificado y nombrado por la junta de accionistas en 2008 y reelegido en 2012. Por su parte, Gortázar fue nombrado consejero dominical de Repsol en abril del año pasado y ahora ha sido reelegido.