Menú Buscar
José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España / EFE

Bonet reclama a Canadell que respete “los principios básicos constitucionales”

El presidente de la Cámara de Comercio de España carga contra la teoría de que el independentismo ha sido inocuo para las empresas y alerta de un pacto PSOE-Podemos

04.08.2019 13:55 h.
5 min

El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, ha hablado por primera vez de forma abierta de la elección de Joan Canadell como líder de la organización de dinamización empresarial de Barcelona. Señala que ha accedido al cargo por decisión de la mayoría de los electores, aunque reclama al independentista “respeto por los principios básicos constitucionales”.

Desaprueba una de las primeras decisiones que ha tomado, la de negarse a responder en castellano en las ruedas de prensa y usar sólo el catalán. Asimismo, ha criticado el discurso que mantiene sobre que el procés ha sido inocuo para las empresas catalanas. Bonet considera que este punto de vista es “equivocado” y mantiene que la crisis política que aún está abierta en Cataluña es el principal reto para España.

Liderazgo de la economía catalana

El empresario pide en la entrevista en EFE que se restituya la concordia y que se impulse a la economía catalana para que recupere su papel de líder de todo el país. Admite que no se ha cumplido los malos pronósticos que hizo en 2017 sobre el impacto que tendría el intento de secesión, pero insiste en que no es baladí que “se marchen cuatro o cinco mil empresas” en alusión a la fuga de sedes sociales en el momento más duro del procés.

El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell, en su intervención en la Casa Llotja de Mar / EFE
El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell, en su intervención en la Casa Llotja de Mar / EFE

“La economía catalana no ha colapsado, pero sí ha perdido relevancia y liderazgo”, reflexiona, “ahora está en el pelotón de las autonomía y ese no es su papel”. Por ello, exige a todas las Administraciones a que ayuden a que recupere su posición de locomotora del PIB español.

Acuerdo PSOE-Podemos

En clave estatal, Bonet reconoce que la posibilidad de que PSOE y Unidas Podemos forme un Gobierno de coalición ha generado inquietud entre la clase empresarial. Indica que son más partidarios de un Ejecutivo “centrado” que de uno “escorado a la izquierda” que abriese una etapa en que se “radicalizase y desequilibrase el trabajo en las compañías”.

El también presidente de honor de Freixenet y del Foro de Marcas Renombradas insiste en que se necesita un gobierno “estable y centrado que permita que los empresarios tengan la tranquilidad suficiente para hacer su trabajo”. Indica que se han acostumbrado “a la incertidumbre” y que hacen “los deberes, por esto la economía sigue funcionando”. Con todo, considera que prolongar la parálisis política tendrá finalmente efectos negativos.

Más internacionalización

Especialmente en un entorno en que impera el “proteccionismo rampante” o se debe hacer frente a un Brexit que lo más seguro sea sin acuerdo. “Planteará dificultades, pero no serán de vida o muerte”, manifiesta. Bonet es optimista y defiende que hay numerosas oportunidades en el exterior que las empresas españolas no deben dejar escapar. “Hay que saber no perder la ilusión por situarse en el mundo, que es una necesidad”.

No es igual de positivo con el ambiente que respira en la Universidad de Barcelona, donde es profesor desde hace casi cinco décadas. El presidente cameral muestra su preocupación por la distancia que separa este ámbito y el empresarial y asegura que está triste porque los estudiantes se licencien sin haber aprendido a ser “unos auténticos demócratas”.  

"Fallan en valores y en conocimiento de las bases fundamentales del orden establecido en el país que viven", asegura. Algo que se podría solucionar con un acuerdo político amplio y duradero sobre la educación que, hasta ahora, ha sido imposible. Lamenta que esto no ocurra en este ámbito, pero tampoco en definir el sistema fiscal, el de pensiones, el energético o el laboral. Cuestiones que aún están sobre la mesa y que se deberán abordar en la próxima legislatura.