Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
José Luis Bonet, en el VII Foro de Economía organizado por la Universidad de Alcalá.

Bonet exige un “gobierno estable” para consolidar la economía española

El presidente de la Cámara de Comercio de España advierte de que prolongar la incertidumbre puede suponer un serio revés

Redacción
5 min

El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, ha reclamado hoy un “gobierno estable” porque, según advierte, prolongar la incertidumbre puede suponer un serio revés para la recuperación económica y la creación de empleo.

Bonet, que ha intervenido en la conferencia inaugural del VII Foro de Economía organizado por el Centro de Estudios de Políticas Públicas y Gobierno de la Universidad de Alcalá, ha puesto de manifiesto la necesidad de mantener la estabilidad política, social e institucional como condición básica para que las empresas puedan llevar a cabo nuevos planes de inversión, crear nuevos puestos de trabajo y generar actividad económica.

Batería de medidas

Para consolidar el crecimiento y asegurar el progreso económico y social, el presidente de la Cámara de España ha desgranado una batería de medidas de política económica que deberían adoptarse en la próxima legislatura. La reducción del paro es para José Luis Bonet el objetivo prioritario, por lo que ha propuesto un Pacto de Estado por la Formación y el Empleo, con medidas orientadas a la diminución de la tasa del desempleo y la mejora del sistema educativo. “El Pacto debe aumentar la calidad de la enseñanza primaria, reducir el fracaso escolar, potenciar la Formación Profesional y conseguir un sistema universitario de excelencia académica, con una mayor interacción con el mundo empresarial”, ha dicho Bonet.

También ha defendido un marco especial para las pymes que incentive su consolidación, ayude a superar los problemas derivados de su reducido tamaño, mejore sus capacidades competitivas y estimule su proceso de expansión exterior.

José Luis Bonet ha abogado también por un nuevo modelo energético, que garantice la seguridad y la calidad de suministro, la eficiencia económica y el respeto el medio ambiente. “La estabilidad del marco normativo asociado a la energía, junto a la garantía de un suministro en cantidad, calidad y coste es una de las demandas recurrentes del tejido empresarial”, ha afirmado.

Unidad de mercado 

Otra cuestión prioritaria es la unidad de mercado y Bonet se ha pronunciado a favor de profundizar y fortalecer la Ley que fue aprobada en la pasada legislatura, ya que la falta de unidad puede suponer un lastre sobre la competitividad del tejido empresarial y un obstáculo para la inversión.

La necesidad de un marco fiscal competitivo que apoye a las empresas en sus esfuerzos de expansión, internacionalización, inversión e innovación, y el disponer de una financiación en condiciones y cantidades razonables han sido otras de las medidas defendidas.

El presidente de la Cámara de Comercio de España ha señalado que el sector público español sigue mostrando una mejoría insuficiente en lo que se refiere al cumplimiento del objetivo presupuestario para 2016. “España necesita reformar sus finanzas públicas y reducir el endeudamiento del sector público, en cotas próximas al 100% del PIB, para que no se convierta en un lastre para el crecimiento”, ha afirmado.

Globalización

La globalización ha sido otro de los temas mencionados pues “no solamente es comercio de bienes, sino también movimientos de inversión, de personas y de información”. Por ello, cree que España debe ser consciente de los riesgos y retos que impone la economía global, aspectos clave para la consolidación de la actividad interna.En este sentido, se ha referido a los riesgos exógenos como son las dudas que aún persisten sobre la economía europea, el temor a otra recesión y el fantasma a la deflación, que “pueden afectar significativamente a la economía española y a nuestras exportaciones, ya que más del 60% se dirige a los  países de la Unión Europea”.

Las tensiones geoestratégicas en diversas regiones del mundo, la desaceleración de las economías emergentes o la reaparición de medidas proteccionistas o de guerra de divisas son otros factores de riesgo que pueden alterar la evolución económica española, ha indicado Bonet.