Menú Buscar
El presidente del consejo, regulador del cava, Pere Bonet, en una imagen de archivo / CG

Pere Bonet: "Queremos acercar el cava a los jóvenes"

El presidente del Consejo Regulador pone el acento en los buenos números de las ventas internacionales en 2016

5 min

El cava se encuentra en un buen momento. Las ventas han batido un nuevo récord en 2016 --254 millones de botellas-- a pesar del aumento de los precios.

El sector se recupera a buen ritmo de una crisis que le hizo daño. Las cifras son positivas, aunque en España se han vendido 700.000 botellas menos que el año anterior.

El Consejo Regulador del Cava “no está muy preocupado” por estos datos. Se ha recuperado económicamente y está generando empleo. Con estas palabras se refiere su presidente, Pere Bonet.

Cava para los jóvenes

El consumidor español ha cambiado su tendencia de compra. En España se apuesta por el cava premium, en lugar del producto de bajo coste. Aún así, “gusta el lambrusco italiano, que es barato”, indica.

“El cava rosado ya no es una moda, es una tendencia”. Así explican en la D. O. las nuevas preferencias de consumo.

El cava tiene nuevos usos y nuevos frentes abiertos. Busca atraer y "acercarse al público juvenil”. Para ello potencia “un producto más refrescante” y con sensaciones dulces que acompañan a los postres.

La internacionalización, clave

La denominación de origen del cava integra a 157 municipios, 27 de los cuales no son del territorio catalán --Requena (Comunidad Valenciana), País Vasco, Aragón y La Rioja--, a los que representan un total de 235 distribuidoras.

La internacionalización es la mayor fuente de ingresos para las productoras. El 62% de las marcas españolas exporta. Bonet cuenta a Crónica Global: “Son cifras muy altas que nos hacen fuertes en el mundo”.

Bélgica, líder por primera vez

Por primera vez en la historia, Bélgica se ha posicionado como principal país receptor de cava. Alemania ha caído al segundo puesto después de que las ventas hayan descendido un 14%.

Por detrás de estos se sitúan Gran Bretaña, Estados Unidos y Francia.

Los asiáticos también son firmes defensores de la calidad del cava español. Japón “está creciendo a un gran ritmo año a año”. Bonet también hace hincapié en el aumento de ventas en Australia, Canadá y Holanda.

Durante 2016 fueron 131 países los que recibieron productos de la D. O. Cava.

celler bodega de Cava / CG

Una bodega de cava en Sant Sadurní d'Anoia / CG

Alemania y Francia, casos curiosos

Francia y Alemania son dos casos peculiares. Compran el cava español, pero prefieren el producto interior.

Las exportaciones de cava a Francia superan con creces las importaciones que España hace de champán.

El producto nacional tiene una presencia destacada en el mercado alemán. Bonet señala que ese país es “el líder de los espumosos” y que allí “son amantes de su producto local, que no tiene ni denominación de origen”. Aún así, el cava es el siguiente vino más consumido.

Turismo del cava

Buscar un nuevo modelo de financiación y fuentes de ingresos son dos de las preocupaciones de las empresas productoras.

En el enoturismo han encontrado este nicho de mercado que ofrece un servicio “agradable” para el visitante y que es “una maniobra notable de publicidad que incita a comprar buenos productos”.

Las bodegas abren las puertas de sus cosechas y ofrecen degustaciones a los visitantes. “Ayuda a conectar con el cliente”, afirma el presidente del Consejo Regulador.

Freixenet "funciona"

Pere Bonet, también director de marketing de Freixenet, analiza para este medio el presente y el futuro de su empresa. “Está funcionando bien y tiene una gran evolución”, señala.

El aumento de precios que ha registrado la compañía instalada en Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona) “cumple en el ámbito internacional”.

De momento, a Freixenet no le preocupan ni Trump ni el Brexit: “Esperemos que no nos afecten sus medidas económicas en el futuro”, sentencia el empresario barcelonés.