Menú Buscar
Imagen de un establecimiento de Bon Preu, cadena nacionalista de supermercados / CG

Bon Preu, el supermercado 'indepe', entra en el comercio digital

El grupo de distribución nacionalista de los hermanos Font fía su estrategia de venta digital a Ocado, una firma británica que pierde dinero

31.01.2019 07:56 h.
4 min

Bonpreu apunta a vender on line en toda Cataluña en 2020. El grupo de gran consumo independentista de la familia Font ha confiado su estrategia de venta digital a Ocado, firma británica de venta a través de internet que se hundió en pérdidas el pasado año por su fuerte inversión en hubs de distribución y tecnología.

El grupo con sede en Les Masies de Voltregà (Barcelona), que se encuentra en mitad de una fuerte batalla judicial por el accionariado entre los hermanos Joan Font, presidente, y Josep Font, exvicepresidente, invertirá diez millones de euros en una plataforma tecnológica que considera inédita en el sector. La herramienta de BonpreuEsclat.com le permitirá actuar de supermercado on line en el área de Vic (Osona), pero la cadena nacionalista espera ampliar su radio de acción a toda la autonomía en poco más de un año.

Una empresa líder, pero en pérdidas

La empresa anunció ayer su plan y destacó que ha encargado el desarrollo de la hoja de ruta a Ocado Technology, filial de Ocado, empresa de supermercados digitales líder en Reino Unido. Esta compañía es responsable de crear la estrategia de distribución on line de Morrisons, entre otras. El proveedor instaló un centro tecnológico en Barcelona en 2016 con 200 trabajadores, y Bon Preu será el primer gran cliente español para el que diseña la estrategia de distribución digital.

Joan Font, presidente de la cadena independentista Bon Preu / CG

Joan Font, presidente de Bon Preu / CG

Lo que soslayó la cadena de la familia Font es que Ocado, pese a presumir de ser la líder de la distribución de gran consumo on line en el estado miembro de la Unión Europea (UE) --al menos hasta el 29 de marzo de 2019--, la firma avisó de pérdidas de 570.000 euros al cambio en 2018, una caída desde 13,69 millones de excedente el año anterior. El quebranto de Ocado se explica por sus inversiones en colmenas de distribución y, precisamente, por su plataforma tecnológica, la que ahora aprovechará la empresa catalana.

Aumenta facturación

Contra estas cifras de su proveedor tecnológico, Bon Preu presumió ayer de músculo financiero. Anunció que prevé alcanzar una facturación de 1.350 millones de euros, una alza del 12,6% en comparación con los 1.199 millones anotados el año anterior. Globalmente, el grupo de gran consumo nacionalista invirtió 150 millones en el último ejercicio, lo que apuntaló su red de 182 supermercados, 48 gasolineras y plantilla, que suma 7.400 trabajadores.

Para evitar que el despliegue de su estrategia on line lastime esos resultados, Bon Preu no externalizará ninguna fase del proceso de reparto y utilizará un gran almacén en Balenyà (Barcelona) para distribuir los pedidos, que se repartirán en furgonetas de tres temperaturas. Exigirá la cadena de la familia separatista una compra mínima de 35 euros y cobrará 6,99 euros por entrega para perder dinero. Asimismo, los supermercados no repartirán en domingo, siendo el horario de reparto de lunes a sábado de siete de la mañana a diez de la noche.