Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de archivo de una boda india / PEXELS

La boda de dos millonarios indios riega Barcelona de millones y relanza la marca-ciudad

Las nupcias 'toman' la Llotja de Mar, Hospital de Sant Pau y el Hotel Vela de Barcelona durante varios días con 450 invitados de la alta sociedad y 700 trabajadores

8 min

Lo avanzó Crónica Global en exclusiva y es lo que ha ocurrido. La boda de dos benjamines de dos familias indias acaudaladas ha regado Barcelona de millones y de exotismo, tomando espacios como la Llotja de Mar, el recinto modernista del Hospital de Sant Pau o el Hotel W Barcelona, el hotel vela, donde se congregaron 450 invitados de la alta sociedad asiática, que no repararon en gastos. Esto ha relanzado la marca-ciudad, pues otras familias ya se han interesado por la urbe tras los fastos. 

Es lo que pasó la semana pasada, y durante varios días. Dos herederos de dos familias de grandes empresas indias de Mumbai y Calcuta se dieron el sí, quiero en la Ciudad Condal, dejando una abultada factura de gasto y sorprendiendo a propios y extraños con detalles que mostraron --con la máxima confidencialidad, eso sí-- el poder financiero de las dos familias que se unían. 

La Llotja para empezar...

¿Qué pasó? Fuentes conocedoras de las fastuosas nupcias han dado más datos de las mismas. Se unían los vástagos de dos enseñas asiáticas, que elegieron Barcelona porque "aman el mar" y la capital catalana. Para preparar la ceremonia, que siguió estrictamente los cánones de las bodas indias, viajaron hasta en cinco ocasiones a España. 

llotja de mar
Imagen de otro convite de boda en la Llotja de Mar

El casamiento se celebró hace escasos días. Con tanta discreción que apenas hay fotografías. Tampoco en las redes sociales. La unión arrancó en la Llotja de Mar con la cena de bienvenida, en la que se congregaron 450 personas de la alta sociedad india más algún supervip español que prefiere permanecer en un discreto segundo plano. ¿Quién preparó el fiestón? Gau Catering, con sede en Castelldefels, y el wedding planner Toni Seguí, que ha preferido no comentar su participación en los eventos, rol que fue estratégico, indican otras voces. 

Poble Espanyol y Sant Cugat

¿Qué mas hubo? Otros dos eventos en el Poble Espanyol y en la masía Can Magí de Sant Cugat del Vallès (Barcelona). Todos ellos marcados por una mescolanza de muestras de las culturas india y española, con gastronomía asiática y nacional. Ello fue evidente en la casona catalana de la periferia de Barcelona, elegida por la familia "para salir de la Ciudad Condal", celebrar el mehndi --donde se pintan las manos de la novia de henna-- y lograr captar la esencia del lugar. 

Lo lograron, con actuación privada de los Castellers de Vilafranca incluida. En paralelo a ello, los presentes, personas de alto abolengo del séptimo país mundial en número de población, se desplazaron al Poble Espanyol, cerrado para la ocasión y, también, escogido para que la boda tuviera acento local. 

Enlace en el recinto de Sant Pau

Todo ello fueron los preliminares. La unión como tal se celebró en el patio sur del recinto modernista del Hospital de Sant Pau de Barcelona, previa recepción en el patio norte. Allí se celebraron la boda y el convite con, de nuevo, la magia de Toni Seguí, quien también organizó la boda de una heredera del imperio Mittal en Barcelona en 2013, el catering Sensacions y la decoración floral por Flors Amelia

Hasta Sant Pau se desplazó un auténtico ejército de coches de alto nivel y vehículos de época para trasladar a los invitados, que sorprendieron a los paseantes. "Se han celebrado bodas de alto nivel en el recinto modernista, pero ninguna como esta", explican fuentes cercanas a la instalación que diseñó Josep Domènech i Muntaner. 

El Hotel Vela, a rebosar

Globalmente, la gran boda india en Barcelona tuvo seis eventos, cuatro de ellos públicos y dos más privados en el W Barcelona o hotel vela. Fue allí donde novio y novia se juntaron con sus invitados y pasaron por las tradiciones vernáculas que anteceden al desposorio público. En total, la delegación de turistas ricos reservaron hasta 200 habitaciones de una tacada en el rascacielos que firmó el malogrado Ricardo Bofill. "Y eso que no era fácil porque el segmento corporativo se ha reactivado en Barcelona. La ciudad estaba en overbooking", recuerdan fuentes de la industria. 

suite w barcelona hotel vela
La Extreme Wow Suite del 'hotel vela' o W Barcelona / Marriott

De nuevo, la elección de hotel tuvo lugar por el vínculo de la torre-aleta con el mar. Y, en efecto, algunos invitados optaron por las suites de más alto nivel del W Barcelona, que llegan a los 11.000 euros la más lujosa: la Suite Extreme Wow, con vistas de infarto del Mediterráneo y la Ciudad Condal ¿Qué pidieron los huéspedes? "Habitaciones de todas las categorías", relatan fuentes conocedoras. 

Proyecto indio-español

La segunda gran boda india en España tras la de la familia Mittal en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) en 2013 ha dejado "varios millones de euros" en el destino. Eso sí, ha tenido que prepararse con mucha rapidez porque la pareja tomó la decisión tres meses atrás, y algunos proveedores entraron en el pool de organizadores apenas hace un mes. ¿Quién ha organizado el sarao? Desde India ha tomado las riendas la mega-agencia eFactor Management, que se trajo hasta su propio catering, que colaboró con los locales: Foodlink

Desde España, coordinó sobre el terreno Warq Tourism, un despacho de travel & event con sede en Barcelona que se especializa en eventos de postín, y que también ha preferido ceñirse a la confidencialidad para no dar datos. Sea como fuere, este bufete se apoyó en diversos proveedores, por lo que el cálculo total sitúa el número de trabajadores intervinientes en unos 700. El verdadero impacto, más que económico, que lo hubo y fuerte, es sobre la marca Barcelona. "Las nupcias de Mittal en 2013 --que abrieron camino- y esta han puesto la ciudad en el mapa. Ya hay otras peticiones de India para celebrar más eventos aquí. Las consecuencias para la urbe son tan positivas que son imposibles de cuantificar", concluyen quienes conocen lo ocurrido en la capital catalana.