Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen del concesionario Barcelona Premium, que comercializa BMW y Mini / BMW

BMW, señalada por abusos a concesionarios

La marca alemana acaba con un distribuidor díscolo tras una sentencia contraria, mientras las patronales alertan de que "ocurre frecuentemente"

7 min

BMW, señalada por sus abusos a concesionarios. Un distribuidor díscolo español de la marca alemana ha ido a liquidación tras ganar un pleito contra el fabricante automotriz por mala fe. El juez condenó al grupo germano a pagar tres millones a la pyme, pero ésta acabó disuelta, algo que, según las patronales, ocurre "con frecuencia".

El caso atañe al gigante de la automoción y a Roauto, un punto de venta inaugurado en Ciudad Real en 2014. El distribuidor mantenía un acuerdo con la cotizada bávara, pero la demandó en septiembre de 2020 al detectar cláusulas abusivas en la renovación del pacto dos años atrás. ¿Cuáles? La imposición de contratar cuatro pólizas redactadas por la matriz alemana; obligación de un mínimo de comerciales y técnicos; márketing aparejado y la compra de un inmueble con una hipoteca de BMW Bank

Gana, pero cierra

El caso, avanzado por Confilegal, terminó con una victoria de Roauto, un operador que fundaron los hermanos Romero, empresarios con intereses en varios sectores en Madrid y provincias cercanas. El caso judicial tuvo eco mediático porque declararon en calidad de testigos altos directivos de la firma automotriz, incluyendo a Manuel Terroba, presidente de BMW Group en España y Portugal. 

Ganó el pequeño. El juzgado de Primera Instancia número 88 de Madrid dio la razón a Roauto y condenó a BMW y a su banco a pagar poco más de tres millones al concesionario en febrero. Era menos de la mitad de lo que pedían los demandantes. Esa victoria judicial tuvo un sabor agridulce. Roauto, el concesionario díscolo, ha cerrado, según han confirmado diversas fuentes del sector. Ni sus fundadores ni BMW han querido aportar información del caso a este medio. 

Faconauto: "No se negocia en igualdad"

Desde Faconauto, su director de Relaciones Públicas, Juan Luis Fernández, no ha querido entrar en el pleito de Ciudad Real, pero sí ha aportado información de contexto. "Sabemos desde hace años que hay una desigualdad de posición entre marcas y concesionarios. Ello se ha agudizado con la transformación digital del sector, por las diferencias de canales de venta. Una sentencia reciente del Tribunal Supremo de Austria tras la demanda de un concesionario contra PSA confirma que hay dependencia económica de las empresas", ha avisado. 

El directivo alerta de que "no hay reglas claras" en la relación entre los fabricantes y sus distribuidores, lo que enmaraña las negociaciones. "El diálogo tiene lugar en una posición de asimetría y, con frecuencia, de imposición de cláusulas abusivas entre unos y otros", alerta la misma fuente. De hecho, Faconauto publica regularmente una lista con las marcas mejor y peor valoradas por los 2.152 concesionarios. "Es un ránking indicativo de lo que ocurre con demasiada frecuencia. Nosotros hemos pedido diálogo, pero entre patronales, para sentar unas bases claras de colaboración", prescribe Fernández. 

"Te hacen jugar como ellos quieren"

Otras fuentes del sector han apuntado ideas similares, aunque siendo más críticos. "La relación entre una marca y un concesionario suele ser tensa. Los fabricantes hacen contratos de adhesión para generar red, y habitualmente las cláusulas de estos acuerdos benefician a los primeros", señalan. Las mismas voces recuerdan que el Congreso de los Diputados trató de regular los vínculos entre ambas partes en el pasado, con poco éxito. "Fue en vano. Las marcas te hacen jugar como ellas quieren. Tienen el producto y quieren una distribución excelente, sin apenas límite legal en sus exigencias porque no hay normativa", han agregado. 

Directivos de la industria enumeran algunas de las cláusulas abusivas. "Te asignan un número de vehículos, los vendas o no, costeando tú el mantenimiento. Te endosan vehículos eléctricos para cumplir con la normativa comunitaria, cuando esos vehículos apenas tienen salida. Te hacen dos o tres contratos por la misma actividad, uno de venta, otro de posventa, otro de gestión de los recambios... son contratos redactados por grandes bufetes de abogados cuyas cláusulas son inasumibles para un concesionario, que al fin y al cabo es una pyme". 

"Te hacen gastar un dineral"

Más voces de la industria han enfatizado que el problema entre marcas y su red de distribución "es histórico y continúa sin resolver". Atañe, sobre todo, a concesionarios de vehículos nuevos, pero también a los de segunda mano, aunque en menor proporción. "Un punto de venta sabe que una marca podría eliminar su contrato de forma unilateral. Si por lo que sea un grupo se tiene que reestructurar, puede dejarte colgado", explican. Ello es especialmente grave por "las fuertes inversiones" que obligan a hacer los fabricantes en cartelería, instalaciones y demás. 

"Si me exiges un millón de euros de inversión inicial, al menos compénsame si rompes el acuerdo conmigo", piden desde el sector. Es lo que le ha ocurrido a BMW, que tuvo que compensar a Roauto por su abuso de posición, aunque antes del cierre. La relación entre ambas partes se extinguió de forma abrupta. Tras ello, los hermanos Romero se dedican a otro sector. Por su parte, en Austria, el Tribunal Supremo ha confirmado que PSA también asfixió a un concesionario al atar su margen de ventas a la satisfacción del consumidor y al competir contra este con los outlets del propio fabricante.