Menú Buscar
Miguel Blesa e Ildefonso Sánchez Barcoj, presidente y director financiero de Caja Madrid en la época que se juzga / EUROPA PRESS

Blesa vuelve al banquillo por los sobresueldos de Caja Madrid

El consejo de administración de la entidad se habría apropiado de casi 15 millones en concepto de retribuciones a partir de 2008

3 min

Miguel Blesa, como antiguo presidente de Caja Madrid, e Ildefonso Sánchez Barcoj, como exdirector financiero, se sentarán en el banquillo de los acusados para responder por un delito de administración desleal derivado de los sobresueldos irregulares que, según el FROB, causaron un perjuicio económico de 14,8 millones de euros.

La titular del Juzgado de Instrucción número 45 de Madrid, Luisa María Prieto, ha dado por concluida la investigación apenas un año después de que ambos prestaran declaración como investigados en este asunto el 24 de febrero de 2016, señalando la existencia de indicios suficientes de delito.

Más asuntos pendientes

Este procedimiento, que viene a sumarse a las causas por las que Blesa aún tiene pendiente responder ante la justicia --por la salida a bolsa de Bankia y por las denominadas tarjetas black, asunto por el que ya ha sido juzgado y está a la espera de conocer sentencia--, fue denunciado por Anticorrupción en enero de 2015 y estuvo paralizado casi un año debido a que el Juzgado competente sufrió varios cambios de titular.

La Fiscalía Anticorrupción pide para cada uno de los acusados cuatro años de cárcel por un delito de administración desleal y ya el pasado 9 de mayo, cuando hizo públicas sus conclusiones provisionales, cifró en 8,5 millones de euros la responsabilidad civil a la que de forma solidaria deberán responder en caso de ser condenados.

Indemnizaciones millonarias

En su escrito, el fiscal Conrado Saiz solicitaba además al exsecretario general de la entidad Enrique de la Torre, una indemnización civil de 2,8 millones, correspondiente a la cantidad que cobró "en exceso" de la indemnización recibida por la caja tras su salida en 2009.

El Ministerio Público defiende que los acusados no cumplieron con el trámite estipulado por la caja de informar a los órganos de gobierno. En concreto recuerda que el comité de retribuciones propuso un incremento del salario de los miembros del comité de dirección de un 4,5% a partir del 1 de enero de 2008 hasta alcanzar una masa salarial de 8,3 millones.

Tras someter la propuesta al consejo de administración, esta tenía que volver de nuevo a la comisión de retribuciones para validar la asignación individual correspondiente a cada uno de los 10 miembros del comité de dirección, paso que no llevó a cabo Blesa, por lo que el incremento real medio fue de 16,1% en 2008, porque con la salida de Ramón Ferraz Ricarte, el comité se redujo a nueve miembros.