Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El chiringuito Beso Beach de Formentera /CG

Beso Beach prepara en secreto otra apertura tras el tropiezo en México

La cadena de chiringuitos de playa continúa con su fase de expansión internacional un año después de cerrar su establecimiento en Tulum por "incumplimiento contractual"

5 min

Beso Beach ha cumplido este 21 de abril su primera década de vida a las puertas del inicio de un verano que todo parece indicar que será a pleno gas. Y es que la empresa de chiringuitos de playa tiene todas sus esperanzas depositadas en esta nueva temporada, pues avanzan a Crónica Global estar trabajando en la apertura de un nuevo local fuera de España. Se trata de un proyecto todavía secreto que llega tras el cierre de su establecimiento en Tulum, el Caribe mexicano, por problemas internos de la compañía. 

Preguntados por su fase expansión, el portavoz de la casa de comidas fundada por Rafa Viar y Angie López revela a este medio estar en trámites para abrir “una nueva embajada” de su negocio en el mercado internacional. De hecho, avanzan que el nuevo activo se sumará al porfolio de garitos costeros de la compañía de restauración con sede en Ibiza y que en las próximas semanas se revelará su hasta ahora desconocida localización.

Aperturas inminentes

Con la vista puesta en la reapertura de sus dos locales más emblemáticos --Beso Beach Ibiza 27 de abril y Beso Beach Formentera 12 de mayo-- remarcan que el pronóstico de la cadena a corto y medio plazo “es muy positivo con proyectos más que en firme” tras dos años negros de pérdidas en el sector por el embiste de la pandemia. A todo ello, el local que regentan en la menor de las Pitiusas abre de nuevo sus puertas con la falta del principal gancho comercial: el banco de madera más instagrameable de todos, que fue retirado del chiringuito madre de la compañía el año pasado por orden gubernamental. 

El asiento, convertido en atractivo turístico, se convirtió en el rincón favorito de Orlando Bloom y miles de veraneantes que temporada tras temporada se retrataban en este enclave, situado frente al azul turquesa que adopta el Mediterráneo en la playa de Cavall d'en Borràs, y que lleva estampado la frase que es ya el eslogan de la firma de restauración: “No hay verano sin beso”.

Banco Beso Beach /CG
Banco del chiringuito Beso Beach en Formentera /CG

Una década en el sector 

Así las cosas, Beso Beach afronta el verano de su décimo aniversario sin restricciones. Un avance de ello se podía ver este jueves por la noche en el suntuoso fasto celebrado en Madrid que ha dado cobijo por unas horas a un buen grueso de las socialités patrias, asiduos de los comedores de la empresa en primera línea de mar. Bertín Osborne, los presentadores Joaquín Prats y Luján Argüelles o el jinete Álvaro Muñoz Escassi se han citado para conmemorar los diez años de la firma, que además lanza con motivo de la efeméride su propia colección de moda con una línea de ropa, accesorios y perfumes de venta online.

La compañía nacía hace 10 años en Formentera con la apertura de su primer concepto de comedor de playa, de aire sofisticado y cool, un modelo que luego exportaría a la vecina isla de Ibiza, Sitges (Barcelona), y Tulum (México). Aún así, cabe recordar que como ya explicó en su día Crónica Global, este último establecimiento permanece cerrado desde agosto de 2021 tras dos años y medio en funcionamiento por “un incumplimiento contractual".