Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE) / EP

El BCE levanta el veto al dividendo de la banca pero lo limita al 15% del beneficio

El regulador tan sólo permitirá la remuneración al accionista a entidades rentables, con trayectorias sólidas de capital y previa consulta con el equipo de supervisión

3 min

Los bancos de la zona euro podrán volver a repartir dividendos a partir del próximo mes de enero, aunque será con condiciones muy restrictivas, al menos hasta septiembre. El consejo de supervisión del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido recomendar que la remuneración a los accionistas no supere en ningún caso el 15% de los beneficios.

La medida, que también afecta a los programas de recompra de acciones, será aplicable a entidades rentables y con una sólida trayectoria de capital. Además, el BCE insta a los bancos que decidan volver a repartir dividendos que consulten al equipo de supervisión para asegurarse de que la cantidad destinada a tal efecto es la adecuada. La restricción estará vigente durante los tres primeros trimestres de 2021.

Reforzar el capital

No obstante, la recomendación con carácter general a las entidades financieras es de “abstenerse de repartir dividendos en efectivo y recomprar acciones” debido a “la persistente incertidumbre sobre el impacto económico de la pandemia de coronavirus”.

A diferencia de la comunicación del pasado mes de marzo, cuando la crisis del Covid-19 acababa de estallar, el supervisor deja la puerta abierta a retomar la política que remuneración al accionista pero con serias limitaciones con la intención de que los bancos de la eurozona mantengan su capital lo más reforzado posible con vistas a afrontar las dificultades del próximo ejercicio.

Posible vuelta a la normalidad

Además, los bancos que se encuentran bajo la supervisión del BCE no podrán repartir ningún tipo de dividendo con cargo a los resultados de 2021, como hacían muchas entidades de forma anticipada antes de que concluyera el ejercicio en curso.

En su comunicación, el Consejo de Supervisión del organismo emisor abre la puerta a una particular vuelta a la normalidad en el sector financiero a partir de septiembre de 2021 “si no median circunstancias adversas importantes”.

Objetivo: que fluya el crédito

El BCE también insta a las entidades a emplear sus colchones de capital y de liquidez para que fluya el crédito y para absorber pérdidas. El supervisor no exigirá a los bancos que restituyan su nivel de capital hasta que éste no alcance su máximo de caída.

El organismo recuerda que el objetivo de estas recomendaciones es la salvaguarda de la capacidad de las entidades para absorber pérdidas y prestar apoyo a la economía. “Sigue siendo necesario mantener un enfoque prudente, dado que el impacto de la pandemia no se ha manifestado plenamente en los balances de las entidades en un contexto en el que las entidades siguen beneficiándose de diversas medidas de respaldo público y considerando que los deterioros crediticios se producen con retraso temporal”.