Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El consumo, uno de los factores que impulsaron el PIB / EUROPA PRESS

BBVA prevé una caída del PIB catalán del 12% y la destrucción de 110.000 empleos

La recuperación de la economía se iniciará en 2021, aunque será insuficiente para retomar los niveles previos a la crisis del coronavirus

5 min

El PIB catalán sufrirá un golpe del 12% en 2020 y perderá el 4,5% de ocupación, que se traduce en 110.000 puestos de trabajo entre este año y el próximo. Así lo estima BBVA Research en su informe sobre la situación de Cataluña del primer semestre. La entidad confía en el inicio de la recuperación para 2021, cuando la economía crecerá un 7,4%, insuficiente para alcanzar los niveles previos a la crisis del coronavirus.

El economista jefe de BBVA Research para España, Miguel Cardoso, ha expuesto este jueves un escenario marcado por la caída de la demanda interna, la prolongación de los aislamientos para contener la pandemia y la reducción del gasto en bienes y servicios. A todo ello se le suma el golpe del sector turístico, que se agrava en un escenario de rebrotes. Aunque el estudio ha tenido en cuenta la aparición de nuevos focos, Cardoso ha reconocido que no se han incluido los que han forzado nuevas restricciones en Barcelona y su área metropolitana que, “si se empiezan a extender en el tiempo y sobre el número de afectados”, pueden dañar aún más la situación. De hecho, desde el pasado 12 de julio, pocos días antes de que se aplicaran las medidas, se aprecia ralentización del gasto por parte de extranjeros.

Dependencia del turismo

Ante este escenario, el informe detalla que Lleida ha sido la provincia que mejor ha resistido el golpe de la crisis en términos de empleo por su vinculación al sector agroalimentario. Más dañada ha resultado Barcelona por el impacto sobre los servicios y el turismo. Según el análisis del gasto mediante pagos con terminales TPV, la actividad cayó entre un 30% y un 50% entre la segunda quincena de marzo y la primera de abril.

El batacazo del PIB catalán estimado por BBVA entra dentro de la horquilla que manejan entidades como la Cámara de Comercio de Barcelona que ha empeorado sus previsiones y calcula un impacto de entre el 10,3% y el 13% si se aplican nuevas restricciones. Además, Cardoso ha advertido del riesgo de una "recuperación desigual entre regiones" ya que, en el caso de Cataluña, el nivel de deuda es elevado y limita los estímulos fiscales, mientras que comunidades como País Vasco y Galicía presentan un margen mayor.

El 20% de los trabajadores en ERTE terminarán en paro

Pese al impacto que tendrá el Covid-19 en el empleo, Cardoso ha asegurado que será menor en comparación con crisis anteriores debido a las medidas de estímulo por parte de los gobiernos y la activación de mecanismos como los ERTE. Con todo, BBVA Research estima, en base a los ocurrido en otros países, que hasta el 20% de los trabajadores que han sudrido un despido temporal terminen en el paro. Ante este panorama, el banco ha defendido la validez de estos expedientes hasta septiembre, pero más allá de ese plazo ha apostado por "plantear cuál es el mejor uso de esos recursos". Esto es, tratar de enfocar los esfuerzos en la formación de esos trabajadores para que se adapten a otros sectores en lugar de mantener de forma artificial unos empleos que no tendrán demanda en los próximos dos o tres años. Así, la previsión es que la tasa de desempleo termine en 2021 en el 12% y en 2021 baje al 7,4%.

De hecho, pese a los mecanismos para salvar el empleo, la incertidumbre de cara al futuro es uno de los principales lastres que se encuentra la demanda tras la reactivación de la economía. "La incertidumbre está limitando el gasto de las familias", ha apuntado Cardoso. Así, aunque el consumo social se ha recuperado, el desembolso en restaurantes, ocio y alojamiento se mantiene muy por debajo de lo que era habitual.

Destacadas en Business